Hace unos días DrownedInSound.com hizo un artículo bastante interesante en el que se comenta la presencia de las drogas en la música.

Hay una relación frecuente, y se ponen ejemplos como el que hubiera sido de Kurt Cobain sin la heroina, un caso en el que muy probablemente el abuso de drogas lo llevó a la depresión que a su vez provocó que se quitara la vida. O de otros casos mediáticos como Britney Spears actualmente, que quizás ha estado abusando de substancias en los últimos años y parece estar al borde de un quiebre de psicosis con su imparable comportamiento.

Otro reciente es el del hombre de la foto, Pete Doherty, quien logró gran éxito con The Libertines pero su consumo eventualmente lo llevó a tener conflictos irreconciliables con Carl Barat y bueno, con la vida en general. Hay varios ejemplos en la historia del rock de bandas que sobrevivieron el uso, como el de Aerosmith, gran banda pero me atrevería a decir que después de su etapa de más uso de heroina perdieron algo y nunca llegaron al mismo punto de genialidad.

También me pone a pensar en los trastornos mentales en los que quedaron gente como Syd Barrett o Brian Wilson, después de haber creado genialidades, cayeron en el abuso al punto de desatarse enfermedades que de por vida no les permitieron ser los mismos. Ambos sufriendo de variantes de esquizofrenia pero a la vez recibiendo crédito por su importante labor en la creación artística del curso del rock y logrando grandes cultos detrás.

Varias de las bandas de rock norteamericanas más exitosas de los '90s tuvieron integrantes adictos a la heroina. Nirvana, Hole, Smashing Pumpkins, Alice in Chains, y los Stone Temple Pilots todas tienen ejemplos y eso no fue impedimento para un éxito rotundo en la corriente principal en su momento, aunque a Layne Staley lo llevara a la muerte. En el metal, es sabido que gente como Phil Anselmo de Pantera casi muere de una sobredosis.

Y tampoco se puede olvidar el caso de John Frusciante, guitarrista de los Red Hot Chilli Peppers, cuya adicción lo llevó a encerrarse y tirarse a la mierda (algunos momentos tristemente grabados en video y documentados), y tuvo que ser expulsado de la banda durante un tiempo. Es argumentable, pero desde que regresó, ha perdido su nivel.

Históricamente han formado parte de la música, se dice que los Beatles no hubieran dejado de hacer canciones de pop de tres minutos si no hubieran entrado en contacto con los psicotrópicos. Y por supuesto que su uso se extiende a muchos géneros musicales, por ejemplo en el jazz, genios como John Coltrane que abusó del alcohol, la heroina y el LSD antes de morir de cáncer.

El artículo menciona algunos compositores que usaron drogas y que al dejarlas no perdieron su nivel de creatividad, así como Wayne Coyne (de los Flaming Lips), Tom Waits y Nick Cave. Es bueno pensar que no todos las necesitan para llegar a su mayor nivel de expresión en cualquier disciplina artística, no sólo en la música. La experimentación que fácilmente puede convertirse en dependencia, además de jamás ignorar el efecto degenerativo y claro deterioro al que llegan los de mayor uso. ¿Tu qué opinas?