fib

Visto y no visto. Cuando aún faltan unos cuantos meses para que comience uno de los festivales veraniegos más importantes, el FIB, nos anuncian que se agotaron las entradas que incluyen derecho a acampar en el recinto, tanto las que incluyen todos los días como las de sólo dos o tres días.

Así, si quieres asistir y aún no tienes tu entrada, tendrás que buscarte alojamiento en la ciudad y pagar los 170 euros que cuesta el abono sin derecho a acampada, o comprar entradas para días sueltos, que aún siguen disponibles. Uno está ya un poco mayor para pasar calor en las zonas de acampada, por lo que no supondría ningún problema si al final voy allí. Sin embargo, para muchos festivaleros la convivencia es uno de los alicientes del festival, pese al calor y la incomodidad.