Y otra vez un altercado sucedió en Barcelona. El pésimo sonido y que Alice Glass -mitad de Crystal Castles- se haya pasado de más en el consumo de sus sustancias favoritas, provocó lo que podrán ver en el video que acompaña este post. En musikoner han relatado la crónica de lo acontecido: Crystal Castles había tocado unas cuatro canciones cuando de pronto las luces se encendieron y el dúo salió del escenario. Mientras el público no sabía lo que pasaba, Alice apareció abajo del escenario y comenzó a darles de beber vodka a los asistentes.

Después, se sube y para demostrar su frustración empieza a desmantelar la batería y va arrojando cada una de sus partes hasta que un personal de seguridad la detiene. Sin embargo, en ese momento llega Ethan Kath-la otra parte de Crystal Castles- e intenta taclear al de seguridad.

A pesar de esto, el concierto continuó pero todavía siguieron los problemas de sonido y solamente las personas que se encontraban cerca del estrado pudieron escucharlo de la mejor manera. Hasta atrás no se escuchaba nada y menos cuando Alice desconectaba el micrófono constantemente.

Por su parte, la organización del Sónar ya ha emitido un comunicado en donde culpan a los propios técnicos de la banda quienes habían desconfigurado el equipo de sonido y provocaron que el sonido fuera una mierda. Incluso, afirmaron que los técnicos del festival se ofrecieron para arreglarlo pero con la actitud negligente e irresponsable del equipo técnico de la banda fue imposible solucionarlo.

Finalmente, hasta Little Boots tiene su versión de lo acontecido y lo ha publicado en su Twitter.