En su mas reciente lanzamiento, los muchachos de Flaming Lips se embarcaron en la difícil tarea de recrear un clásico de todos los tiempos como es The Dark Side Of The Moon, de Pink Floyd. Lo destacable del caso es que los de Oklahoma logran salir airosos de la prueba, y si bien a los floydianos mas recalcitrantes pueda no gustarle demasiado, el resultado final es un disco original y respetuoso a la vez.

The Flaming Lips and Stardeath and White Dwarfs with Henry Rollins and Peaches Doing The Dark Side of the Moon es el interminable titulo que eligieron para esta producción, que recrea el tracklist de la placa original. Los Flaming deconstruyen cada canción y las reinterpretan con un estilo psicodélico, en muchos casos muy distinto a la versión original.


El disco abre con “Speak to me/Reprise”, en una versión cargada de distorsión y reverb. Suena oscura, tenebrosa y Disco al mismo tiempo. En “On the run”, que cuenta con la participación de Henry Rollins, se despachan con un instrumental de rock y base techno, con distintas voces y sonidos oportunamente mezclados, Manu Chao Style. “Time/Breathe (Reprise)” sigue la línea electrónica en los primeros minutos, pero luego baja hasta convertirse en una balada, para terminar arriba de nuevo. Posiblemente sea uno de los temas mas logrados de la placa.

¿Aullidos, gritos, alaridos y mas aullidos? “The Great Gig in the Sky”, con la participación de Peaches. Lo que podría haber sido una buena interpretación vocal, queda deslucida por la distorsión que se le aplicó, y que termina convirtiendo al tema en un griterío difícil de soportar. Intenta conmover, pero no lo logra. Skip.

¿Skip dije? ¡Para que! Así llegamos al, por escándalo, peor momento del álbum: “Money”. ¿Justo con esta canción le tenían que pifiar, muchachos? La versión de Flaming suena tonta, ridícula; casi una blasfemia. Y esas voces alla Daft Punk no hacían falta, en serio…

La cosa repunta cuando pasamos a “Us and them”. Nuevamente con la participación de Rollins, en este caso lograron una versión bellísima de un igualmente bello tema. Los teclados, las voces… el tema transmite una sensación de paz, de libertad, de perfecta armonía. Podio para esta versión. Y ya que armé al podio, aprovecho y subo al ultimo integrante: “Any Colour You Like”, otro instrumental, una cruza de lounge music y guitarras con wah-wah.

El cierre del álbum deja una buena sensación, mas allá de los deslices anteriores. Y es que tanto "Brain Damage” como “Eclipse” quizás no sean los covers mas arriesgados, pero con solo unas alteraciones al original alcanza para que suenen frescos y convincentes.

8/10

En definitiva, este trabajo de Wayne Coyne y compañía tiene varias cosas interesantes, y algunas que podrían haberse evitado. No obstante, remarco lo siguiente: es muy valiente animarse a hacer una recreación de un disco tan emblemático y con tanto peso especifico; es mas valiente aún intentar reinventar, no limitarse a reproducir tono por tono el original, innovar; y es muy meritorio llegar al final del camino con un producto que no avergüenza, que no puede ser considerado una falta de respeto. Si la nota no es mas alta, es solo porque en temas que son claves (“The great gig…”, “Money”) el grupo no supo (o no quiso) ponerse a la altura de lo que las composiciones requerían. Como decía al principio, los fanáticos de Floyd seguramente detesten esta producción, pero al resto les recomiendo que le dediquen al menos una escucha. La lectura que los Flaming hacen de Dark Side... es aggiornada, en algunos casos mas accesible y, librándonos de todo prejuicio, altamente disfrutable.

Fecha de lanzamiento: Diciembre del 2009
Disquera: Warner Bros.
Compra el disco: Amazon