La cantante Rihanna fue en 2009 víctima de un polémico caso de violencia familiar (hecho en el que estuvo involucrado su novio, Chris Brown), y aunque no sabemos con certeza el grado en el que su persona se involucra en la composición de sus canciones, el asunto se vio plasmado en su cuarto álbum de estudio, Rated R: adoptó un estilo obscuro y melodramático que se mantuvo hasta hace muy poco en su colaboración con el rapero Eminem en una canción que hizo mucha más alusión a lo que sucedió que en su propio disco.

Pero en el mercado del pop todo puede cambiar en un santiamén y esa madurez musical (su nuevo look también se reflejó no muy arriesgadas pero acertadas variaciones en su sonido) duró relativamente poco, ya que se ha filtrado su colaboración con el DJ francés David Guetta, y todo pinta de colores otra vez.

Guetta es el poseedor de una fórmula mágica que le asegura el hit a cualquier artista que se cuelgue de su producción, pero cuando cae en la repetición (ironía para su género) cansa, y es lo que sucede en “Who’s That Chick”, el tema en cuestión. El auto-tune al mangazo (en una voz que no lo necesita para lucirse) y el house fiestero son los protagonistas.

Desilusionante es también la dirección del video oficial de la canción, que inundó los rincones de las redes sociales, ya que para acompañar la canción tuvo que tender al concepto fácil (esto es, muchos colores, coreografías, y el vestuario que sobró del último video de Katy Perry). ¿Afortunadamente?, el material no pertenecerá al nuevo disco de Rihanna (que tiene previsto salir en estos meses) ni al de Guetta, se trata de una campaña publicitaria de la marca Doritos.