Algo que Adele demostró en 19, su álbum debut, es que es un gran diamante en bruto. Su potente voz (por lejos, una de las más atractivas que pueden encontrarse hoy en día) estaba contenida por un álbum inestable, con desequilibrios en su producción que no le permitían ser explotada al máximo. Y aunque la simpleza y la intimidad con la que le ponía el freno a canciones pop maquilladas o de grandes arreglos que aparecían de vez en cuando es para algunos su característica más adorable, en su nuevo álbum promete traer el resultado de un arduo trabajo en busca de un sonido más interesante.

21, el nuevo LP de la cantante (que tiene fecha de lanzamiento para principios de 2011) intentará demostrar cómo ella y el colectivo de personas que se encargó de su producción (donde podemos encontrar gente tan veterana como Rick Rubin y tan moderna como Paul Epworth) asimilaron las influencias del lugar en el que fue grabado (Malibú, California) en un intento de desbritanizar su repertorio y lograr algo original.

Para ofrecer un adelanto, Adele estrenó en su canal oficial de YouTube el primer sencillo de la obra, el tema “Rolling In The Deep”. En él concibe una pieza disco más cerca del country que de los sintetizadores, las orquestas y las luces de colores. Sin perder su decantación por los instrumentos tradicionales, acompaña con la fuerza de sus estremecedoras cuerdas vocales y logra algo simplemente brillante. La canción está acompañada por un video en blanco y negro que muestra fotaje del proceso de creación de 21 (y muestran a la chica alegre, creativa y madura que hay detrás de todo esto), pero que no quedará como el clip oficial del single.