Desde hace muchos años, la ciudad de Bergen, Noruega ha venido apareciendo en numerosas y variadas referencias musicales que van desde el black metal, el dance-pop y el folk, dejándonos con la duda de qué diablos tiene el agua de este lugar, segundo en importancia del país escandinavo, que produce tantos proyectos musicales de abolengo.

Para muchos la respuesta está en sus duros inviernos que hacen imposible salir después de las cuatro de la tarde o transitar por sus calles empedradas cuesta arriba y cuesta abajo, lo que obliga a más de uno a tomar la decisión de mejor quedarse en casa y agarrar un instrumento para entretenerse.

Así, sus montañas y lagos han visto nacer a lo largo de los años a un sinfín de proyectos musicales, entre los cuales se encuentra por supuesto Casiokids, un grupo de cinco chicos que en el 2005 se juntaron para formar una banda con la cual entretenerse y divertir a sus amigos en las noches de baile.

El grupo debutó hace 4 años con un primer álbum llamado Fuck MIDI, en el que se dedicaban sobre todo a experimentar con sonidos y conversaciones grabadas para crear tracks pop ambientales. Sin embargo, ya desde entonces había visos de ese sonido infeccioso que llena los espacios de su segunda producción Topp Stemning På Lokal Bar, disco que en realidad es la recopilación de ocho sencillos que la banda lanzó durante el año pasado en Europa.

El disco se complementa además con un álbum extra con el mismo número de remixes, sin embargo, hoy nos enfocaremos en la primera parte, llena de infecciosas canciones pop aptas para la pista de baile, para poner el ambiente en una fiesta o simplemente para mover la cabeza y los pies en la soledad de tu casa.

Y es que este álbum no tiene desperdicio. Desde los primeros acordes se vuelve obvio que todas estas canciones fueron sencillos, pues cada una conserva su personalidad y contiene la fuerza de los tracks seleccionados para promocionar una producción. Sin embargo, también se amoldan perfectamente para acompañarse unos a otros, mostrando la experiencia que miles de conciertos le han dado a estos noruegos, quienes se han presentado en cuanto lugar es posible, desde kinders hasta festivales alrededor del mundo, haciendo gala de un show que combina la música con una propuesta visual que incluye teatro, marionetas, gente disfrazada y juguetes por todo el escenario.

De hecho, una de las características de su música es precisamente ésta: el juego. Y es que es notorio desde los primeros acordes de "Grønt Lys I Alle Ledd", el tema abridor, que lo que este grupo realmente quiere es divertirse. La canción abre con un teclado agudo al que le siguen algunos guitarrazos, una batería exacta y más sintetizadores para crear una melodía pegajosa y completamente bailable de actitudes rockeras que tiene el mérito de no aburrir por un segundo a pesar de sus cinco minutos de duración.

Aquí también podrán notar los coritos flaminglipescos que se escucharán a lo largo del álbum y que muestran el desenfado con el que la banda se aproxima a sus creaciones. De ahí seguimos con "Togens Hule", un tema instrumental de espíritu festivo que hace gala de los teclados casio que le dan el nombre a la agrupación.

El tercer track, "Verdens Største Land", comienza con ruidos extraños y un cencerro para después convertirse en un absoluto tributo a la pista de baile, en la que lo mejor es estar bien acompañado por alguien dispuesto a crear "el país más grande del mundo" sólo para dos. Este es un buen momento para decir que, aunque éste de hecho es el título en español y algunas líneas de la misma, en general tendrán más de un problema para entender sus canciones a menos que hablen noruego, pues todos sus temas están compuestos en el idioma de su país natal.

Esto por supuesto puede ser extraño para todos aquellos acostumbrados a escuchar canciones en español o inglés, sin embargo, personalmente creo que juega a su favor pues en lugar de concentrarse en la letra, el escucha se hallará disfrutando simplemente de la música e identificándose con las vibras que emanan de las canciones.

Además, la banda es muy afecta a crear lo mismo temas que hablan de amor y las mascotas que melodías instrumentales, todo con la misma actitud juguetona que nos permite sentirnos como niño en vacaciones al escuchar sus canciones, y que de cualquier manera te harían olvidarte de la letra, aunque pudieras entenderla.

Y hablando de juegos, qué mejor que una de sus rolas para acompañar a uno de los más populares. Y es que la banda debe buena parte de su éxito actual en algunos países al siguiente track de esta produción, "Fot I Hose", el cual formó parte del soundtrack del FIFA 10, aunque en honor a la verdad sus acordes graves y acompasados se antojan más para disfrutar un sábado en la noche que para estar frente al televisor.

El espíritu infantil regresa con "Finn Bikkjen!", canción en la que la banda relata la búsqueda de un niño por su mascota a través de vocales agudas y sintetizadores omnipresentes. Continuamos con el que tal vez es el tema menos amable de la producción, "Gomurmamma", otro track sintético y un poco agresivo que por momentos suena a música espacial.

"En Vill Hest" regresa al sonido bailable y las vocales aniñadas para convencernos de tomar las riendas de nuestro propio destino, aunque estemos montando en un caballo salvaje y a veces bastante problemático. Aquí aparecen también algunas percusiones que bien podrían venir de las influencias afro-beat que tanto han mencionado como definitivas en su música.

La placa cierra con "Min Siste Dag" o "My Last Day", un track acompasado y de espíritu relajado que suena perfecto para el final de un musical antiguo, de esos en donde vemos a los protagonistas bailando hacia el horizonte mientras se cierra la pantalla atrás de ellos.

De la segunda parte compuesta por remixes, sólo puedo decir que vale la pena darle una larga escuchada pues todos los temas recuperan la vibra bailable en un nuevo estilo. Aquí sobresalen la soñadora "Hun Er Min Venstre Hånd" y el remix de Velferd a "Verdens Største Land", uno de mis favoritos.

Al final, lo que queda muy claro es que estos noruegos han sabido romper las reglas y crear sus propios parámetros para componer canciones bailables, alegres, pegajosas y de espíritu joven, con las que son capaces de ponerte a brincar aunque no entiendas ni una palabra de lo que dicen, y en las que ni siquiera las vocales un poco infantiles parecen sobrar. Y es que en su música, la banda recupera ese sentimiento de felicidad que nos gobierna a casi todos cuando somos niños y nuestra máxima preocupación es terminar la tarea para ponernos a jugar.

9/10

Aunque de hecho, la mejor definición para esta producción está en su propio título, que se traduce como "gran ambiente en el bar local". Seis palabras que sin duda son sinónimo de fiesta, baile, diversión, amigos y noches memorables en las que lo único que uno quiere es pasársela bien sin ataduras o prejuicios, intentando recuperar en el camino y con cada acorde, ese espíritu infantil que creíamos perdido.

Fecha de lanzamiento: 8/6/2010
Discográfica: Moshi Moshi Records.
Compra el disco: En Amazon
Descarga el disco: En la Web
Tres canciones destacadas: "En Vill Hest", "Fot I Hose", "Grønt Lys I Alle Ledd"