Después de varios adelantos que sabieron a muy poco, Foo Fighters ha decidido pasar a la acción y ha presentado una canción de su próximo disco acompañada de su videoclip correspondiente. El corte elegido ha sido "White Limo", que fue la que sirvió para el primer tráiler del álbum.

Unos meses después podemos escuchar por fin una canción entera y con ayuda de una limusina, de un invitado de lujo como es Lemmy de Motörhead y la propia locura de los integrantes de Foo Fighters, el grupo ha confeccionado un videoclip al más puro estilo de películas como American Pie.

Sobre "White Limo" hay que decir que suena especialmente bien y que es bastante cañera. Tiene un aire añejo y macarra, con un estilo muy a la vieja escuela a caballo entre el rock clásico y el garage. La voz de Dave Grohl pasa siempre por un filtro de distorsión que puede llegar a saturar pero que es bastante apropiado para el tema y que refuerza esa sensación de potencia que transmite.

Y respecto al video, destaca la figura de Lemmy de Motörhead que se encarga de conducir una limusina blanca y de ir invitando a los miembros de la banda a que suban a ella para beber, fumar y pasarlo bien. Por tanto, es un argumento desenfadado y con pocas miras a buscar la excelencia audiovisual.