Aunque que bastantes medios como NME se han hecho eco de una supuesta noticia en la que se informaba de que el líder de U2, Bono, había sufrido ciertos problemas de salud en las últimas horas, un portavoz de la banda ha desmentido los rumores a través de Reuters:

A pesar de las historias que han surgido en la prensa, Bono no ha sufrido ningún problema de salud. Las noticias que hablan de que Bono fue ingresado en el hospital para someterse a un tratamiento de urgencia no son verdaderos. Bono está bien de salud y está disfrutando unas vacaciones familiares al sur de Francia.

Todo se remonta a un artículo del periódico Irish Independent, que publicaba en su edición digital que el cantante irlandés había acudido a un hospital de Mónaco debido a unas molestias que sintió en el pecho. El rotativo llegó a confirmar que un cardiólogo reputado revisó al cantante en el hospital Princess Grace Memorial pero que no tuvo que hacer noche y que todo quedó en un susto.

Efectivamente, un susto debió llevarse el cantante al ver que multitud de medios de comunicación especulaban sobre su estado de salud mientras él seguía con sus vacaciones en tierras galas. La fuente que ha negado los rumores ha confirmado que el cantante acudió al hospital arriba mencionado para hacerse un chequeo rutinario, pero que en ingún momento sintió palpitación alguna en su pecho ni temió por su salud.

Sin embargo, todos achacaban esos supuestos problemas a que el vocalista había acabado exhausto después de una enorme gira mundial que ha hecho que U2 haya tocado en vivo ante más de 7 millones de seguidores de más de 30 países distintos. Seguro que un tour de tales dimensiones debe agotar a cualquiera, pero quizá no tanto como para dejar secuelas graves de salud. Por supuesto, los problemas de espalda y la correspondiente operación también volvieron a la palestra para justificar lo mal que supuestamente estaba Bono.

Está claro que todos podemos cometer errores, pero no creo que sea muy acertado especular con la salud de una persona, más cuando no hay fuentes oficiales o suficientemente fiables.

Vía: Billboard