Ya lo avisó Mike Mills hace cosa de un mes, pero ahora ha sido el propio Michael Stipe quien ha confirmado que no tiene intención de emprender una carrera musical en solitario. Después de la separación de R.E.M anunciada en septiembre de este año, las esperanzas de los seguidores de la mítica banda se dirigían al que durante 30 años puso voz a un gran puñado de enormes canciones. Sin embargo, parece que su futuro a medio plazo está alejado de los escenarios.

Stipe llegó a las oficinas de la edición estadounidense de la revista Rolling Stone para presentar la compilación de R.E.M recién publicada y lo hizo bromeando con un "este es mi último día de trabajo". Entre las preguntas del periodista no podía faltar una, ¿habrá disco en solitario de Michael Stipe? Y así respondió el cantante:

¿Quién ha dicho que tenga que ser un cantautor? Estoy en un momento de mi vida en el que no sé qué me deparará el futuro. Es insondable grabar un disco solista ahora. ¿A qué sonaría? ¿a R.E.M diluido?

Con estas claras palabras, Stipe no hace más que demostrar que sus prioridades ahora son otras. La escultura o la preparación de un documental sobre Internet son sus dos principales ocupaciones a día de hoy. ¿Cómo puede una persona cambiar el actuar frente a miles de personas por esculpir figuras? La respuesta es reveladora:

Había estado bajo contrato desde que tenía 22 años. Había estado en un grupo desde que tenía 19. Después de anunciar la separación, sentí algo profundo por primera vez: libertad. De repente, era alguien libre. Mike [Mills] y yo quedamos dos noches después y me dijo suspirando "esto ha sido algo liberador". Y entonces me di cuenta de que sentíamos lo mismo.

Quizá sea duro asimilarlo, pero el de R.E.M es un libro con el punto final escrito. Siempre nos quedará París, que dirían muchos.