Según reporta Spinner con datos de Nielsen, el éxito cosechado en forma de seis Grammys por Adele la semana pasada ha servido a la cantante para catapultar las ventas de su aclamado 21. En total, han sido 730.000 copias vendidas en Estados Unidos en los últimos siete días.

Con tales cifras confirmadas, Adele se reafirma como la cantante que más tiempo ha permanecido en el número 1 de las listas de ventas, un récord que ella misma batió y que hasta entonces custodiaba Whitney Houston con The Bodyguard. Aunque pueda ser considerado como algo anecdótico, la friolera de copias vendidas supera ya los 7,3 millones y su estancia en las listas de ventas se ha alargado nada más y nada menos que un año.

A falta de saber la repercusión que tuvieron los Grammys en el resto de mercados musicales del mundo, solo con el aumento de ventas en Estados Unidos la artista inglesa ha visto como se han multiplicado sus ventas un 207% en tan solo una semana. Estaría bien que la BPI, que observa la industria musical inglesa, publicase un informe la semana que viene para medir la influencia que han tenido los Brit Awards, algo que, sin duda, servirá para prolongar este dulce momento para la artista y su discográfica.

En otro orden de cosas y aprovechando el tirón conseguido de los premios, Adele no debería tardar mucho en informar de sus planes a corto y medio plazo porque la repercusión mediática está garantizada. ¿Escucharemos nuevo disco este año?