Los ingleses de Mumford & Sons la tienen un tanto complicada. Lanzaron un disco en el 2009, Sigh No More, que probablemente recordarán porque levantó una polvareda que los posicionó en la parte superior de la pirámide de la música. Vienen de Londres y saben lo que significa. Inglaterra es un mundo aparte, allá la música importa y mucho, a diferencia de los demás países. Ya saben, The Beatles y todo eso les dejó una cultura donde todos se preocupan por el rock, sobre todo.

El problema para la agrupación es que, al haber hecho un disco tan importante, con buenas canciones, un sonido folk tan particular y que tuvo tanto éxito, tiene que mantener el nivel en Babel. No es fácil, pero tampoco es imposible. Muchos lo hicieron antes.

La cosa abre con "Babel", canción que le da nombre a la producción. Empieza y ya sabemos que son ellos. Una guitarra pelada, un rasgueo muy particular y, con el paso de los segundos, se escucha la particular Marcus Mumford, que hasta la persona que haya escuchado solo una vez "Little Lion Man" en la radio reconocerá. No podría tener un mejor opening. Folk, rock y un tema progresivo que no para de subir. La montaña rusa llamada Babel empieza cuesta arriba.

Lo bueno que tiene esta producción es que la mayoría de los tracks nacen desde el rock y tienen bases bastante pesadas. La presencia de baladas está casi ausente y, particularmente, es algo que me encantó. Si bien Mumford & Sons es conocido por tener algunos temas tranquilos que son increíbles, lo más interesante que tienen es que logran mezclar el rasgueo de esas guitarras que nos hacen pensar en una banda de Nashville con el rock que, como dije, viene de lo más profundo de Inglaterra, de la base de su crianza.

Otro de los detalles que podemos escuchar a lo largo de la producción es en banjo. Este bellísimo instrumento que le da un toque único a sus canciones está presente como la voz de Marcus. Infaltable y marca de la agrupación.

De "Wishpers In The Dark", que es un tema muy subido de tono, a "I Will Wait" se hace un paso que parece imperceptible. Uno termina y el otro empieza con un solo de banjo que es espectacular dándole lugar a una melodía mucho más tranquila que va evolucionando hasta transformarse en una de las canciones más bellas que tiene el disco. No por nada fue elegido como uno de los singles. No queda duda que también será una de sus favoritas. Mucho sentimiento, mucho amor, una lírica bellísima que pone la piel de gallina.

La primera parte de "Holland Road" se me hizo un tanto monótona. La letra es lindísima y pensé que a nivel melódico me aburriría, pero cuando terminó la volví a reproducir porque me pareció excepcional. Este es otro de los detalles que me parecieron interesantes de Babel. Las cosas cambian, una canción puede empezar siendo terriblemente movida y terminar con un punteo de guitarra muy pacífico, bajar en la mitad, explotar hacia el final para solo unos segundos. Logra sorprendernos y, la verdad, no es fácil hoy en la música.

La primera balada con todas las letras llega de la mano de "Ghosts That We Knew". Empieza cantando Marcus con un punteo de la guitarra, obviamente acústica, que es casi imperceptible. Segundos después entra el piano, también muy lentamente y despacito. Poco a poco va tomando forma y, después de la mitad, empieza a tener un ritmo un tanto más veloz, pero en ningún momento deja esa ternura con la que comenzó.

Babel tiene muchísimo de estadio. Tiene muchas canciones épicas con las que nos emocionaríamos al escucharlas en vivo. Ya saben, si les gusta y está por tocar en su ciudad no duden en comprar un ticket, porque las canciones que escucharán tienen un potencial terrible.

El disco sigue muy bien. Tiene momentos geniales como el de "Hopeless Wanderer", "Not With Haste" y cierra con una canción bellísima llamada "Where Are You Now". Una baladita muy tranquila en la que se pregunta todo el tiempo dónde es que está su amor, como su nombre obviamente lo indica.

9/10

¿Vale la pena? Muchísimo. Es simple. Si te gusta el estilo de música que hacen hay que escucharlo porque e probablemente sea de lo mejor del 2012. Aquellos que amen el indie folk, la música alternativa, los rasgueos de guitarra, las canciones explosivas y las subidas espectaculares encontrarán un disco lleno de aventuras.

  • Fecha de lanzamiento: 21/9/2012
  • Discográfica: Island, Glassnote
  • Compra el disco: Amazon
  • Escucha el disco: Grooveshark
  • Canciones destacadas: "Babel", "Hopeless Wanderer", "Where Are You Know".