Imaginad que lleváis esperando mucho tiempo un concierto, que el grupo en cuestión aparece una hora y media tarde y que, para rematar, ofrecen un concierto corto y decepcionante. Eso es justo lo que pasó con Stone Temple Pilots y su actuación en Abbotsford (Canadá) el pasado lunes. El show previsto para el día siguiente en Lethbridge (Canadá) fue cancelado, y es para leer los comentarios que los seguidores están dejando en Facebook.

Stone Temple Pilots

Se han sumado las críticas de los seguidores que se han quedado sin ver a Scott Weiland y compañía, más las de aquellos que sí pudieron ir al concierto del día anterior. Las de estos últimos se centran en la mala organización del concierto de Abbotsford, no solo por el chasco que fue la actuación, sino porque no se ofreció ningún tipo de explicación ni antes ni después. Weiland acapara la mayor parte de críticas. Copiamos una opinión de un medio que hizo una crónica del evento:

Weiland nunca estuvo realmente presente. Parecía en otro lugar. Más que cantar, ofreció una mezcla de murmullos y gemidos inaudibles. Aunque la mayor parte de notas estaban afinadas y al tempo de la canción, las palabras de la letra solo debían estar en su mente, porque no se entendía nada. Fue como una horrible cruce entre un yonki-rockero y Sigur Rós cantando palabras inventadas.

Una mala noche la tiene cualquiera, pero parece que Scott no está pasando -otra vez- por su mejor momento. Las razones para justificar la cancelación del show de Lethbridge son que el cantante 'necesita un reposo vocal de 48 horas'. Quedan tres conciertos más de la gira estadounidense de la banda, y, en principio, siguen en pie, pero estaremos atentos ante cualquier novedad. Esperemos que sea solo un contratiempo aislado.