Hoy el periódico inglés The Guardian ha publicado una noticia bastante llamativa sobre Jeff Buckley: ya está en fase de producción en Nueva York un musical inspirado en la música del cantante que se estrenará en enero del año que viene.

En realidad, el musical será una reinterpretación del clásico de Shakespeare Romeo y Julieta. Las canciones de Buckley serán el hilo conductor y parte de las letras compondrán la obra de teatro. Entre otras, usarán canciones básicas en su discografía como “Lover, You Should Have Come Over” o “Eternal Life”. El proyecto se ideó hace años, pero estuvo bloqueado durante un tiempo por la madre del artista, que no terminaba de verlo con buenos ojos; solo después de hablar con el director de la obra Michael Kimmel dio luz verde al musical. El propio Kimmel ha sido quien ha explicado a The New York Times cuál es para él la conexión que existe entre Jeff Buckley y la obra de amor por excelencia:

De repente, sentí que a través de los siglos tenía dos almas gemelas que hablan de las mismas cosas -el amor, las relaciones, el sufrimiento, la muerte- era como tener los ojos abiertos a la música de Jeff en una nueva luz, una luz diferente y muy natural.

Jeff Buckley de dio a conocer entre el gran público con su conmovedora versión del "Hallelujah" de Leonard Cohen. Confirmó los buenos presagios con la publicación de Grace, uno de los mejores álbumes de rock de los años 90. Este fue su primer y último disco de estudio, ya que con 30 años murió ahogado en un lago, posiblemente se trató de un suicidio provocado, en parte, por el trastorno bipolar que padecía. A pesar de su corta carrera, Jeff Buckley está considerado una de las mejores voces del rock y el legado de su música sigue vivo.

Su extraña y prematura muerte, y su complicada personalidad, han alimentado la leyenda de este artista. Por eso, no extraña que desde hace años existan rumores sobre posibles adaptaciones cinematográficas de su vida. Este año se estrenó por fin en el Festival de Cine Internacional de Toronto Greetings from Tim Buckley, un biopic no autorizado que explora los comienzos de la prometedora carrera de Buckley. La película, aunque incluye elementos de ficción, se situará en el año 1991, cuando el cantante fue invitado a participar en un concierto tributo a su padre, el también cantante Tim Buckley. El film llegará a las salas a final de año y en camino hay otra película biográfica sobre él, en este caso con si es oficial y su madre será la productora.