Esta misma semana se ha anunciado que discos y canciones de artistas como Pink Floyd, The Ramones, Janis Joplin o Simon and Garfunkel se encontraban entre las 25 piezas de música seleccionadas para formar parte de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Este organismo gubernamental, fundado en 1800, cumple una función muy importante y en gran medida desconocida para los que no vivimos en Norte América: preservar y proteger el patrimonio cultural mundial, tanto libros, películas o el patrimonio sonoro del país. Estos son solo uno de los pocos sonidos del siglo XX que han sido añadidos al Registro Nacional de Grabación para ser conservados por su importancia cultural, artística e histórica.

Biblioteca del Congreso de Estados Unidos

Hace una semana hablamos del 40 cumpleaños de The Dark Side of the Moon, uno de los discos más importantes y reconocidos de la carrera de Pink Floyd. Además, este álbum fue el más exitoso de la discografía de los británicos y estuvo cerca de 14 años en la lista Billboard, un récord que nadie ha conseguido arrebatarles. Cuarenta años después, La cara oculta de la Luna sigue teniendo un poder de atracción enorme y ha sido la grabación que ha recibido un mayor número de peticiones públicas en el registro durante todo el año. La Biblioteca lo ha reconocido porque, según sus propias palabras, es un perfecto ejemplo de una "producción brillante e innovadora al servicio de la música".

Es evidente que para entrar a formar parte de esta catálogo de sonidos hay que cumplir una serie de requisitos, más allá de la calidad musical o haber sido un éxito de ventas. Con eso no basta. En esta moderna Biblioteca de Alejandría se preserva la música que ha impulsado cambios culturales o incluso sociales; discos y canciones que son símbolos de su época y de la forma de entender la sociedad del momento. La manera más pragmática de plantearlo sería con una pregunta bien sencilla: ¿si desapareciera la raza humana, qué discos deberían quedar como el legado de nuestra especie? Por eso, no hay discusión en incluir a gente como Pink Floyd o Janis Joplin, artistas que fueron revolucionarios a diferentes niveles en las décadas de los años 60 y 70. En estos mismos años, Paul Simon escribió "The Sound of Silence", una canción que no solo hablaba sobre el asesinato del Presidente John F. Kennedy en 1963, también expresaba el sentimiento de pena y decepción de su nación tras el incidente. Este tema fue uno de los mayores sucesos en la carrera de Simon and Garfunkel y también ha encontrado un hueco entre los 25 elegidos de este año por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

James Billington, el bibliotecario del Congreso, al anunciar a los seleccionados, dijo que el objetivo principal es "celebrar la riqueza y la variedad del patrimonio sonoro. Subrayar nuestra responsabilidad sobre la conservación a largo plazo, para asegurar que el legado pueda ser apreciado y estudiado por generaciones". Cada año, la junta asesora a Billington, quien, desde 2002, ha seleccionado anualmente 25 grabaciones que se añaden al registro. El primer año eligieron 50 y la lista ya asciende a 375 piezas musicales y sonoras - se puede consultar el catálogo completo-. Para entrar en este fondo sonoro, Pink Floyd tuvo que hacer un retrato de las miserias de la sociedad, corrompida por el dinero y la falta de valores, y Simon and Garfunkel captaron el sentir de todo un país, pero también hay casos diferentes. El disco Ramones (1976) de The Ramones se ha ganado un puesto propio por su música desenfada y rompedora, pero también por un motivo que me parece de mucha más importancia: "el álbum es un ejemplo temprano del hazlo-por-ti-mismo que inspiró a miles de jóvenes para formar sus propios grupos".

Chubby Checker, el padre del twist, ha conseguido un lugar con "The Twist", una tema número 1 en los años 60 que, según los responsables de la Biblioteca, es un "símbolo de la energía y la excitación de los años sesenta". Este año también pasará a la posteridad la banda sonora de la película The Saturday Night Fever, que encabezó todas las listas musicales con el hit interpretado por los Bee Gees en el año 1977; solo en los Estados Unidos vendieron más de 15 millones de copias. Pero no toda va a ser música, entre las canciones se cuela una narración de radio histórica: la que hizo el periodista norteamericano de la CBS George Hicks en junio del 1944, detallando los horrores vividos en el Desembarco de Normandía, The D-Day.

Entrar en este catálogo puede que no sea más que un hecho simbólico, pero asegura a cualquier artista un lugar en la memoria de las generaciones futuras. Por eso, no basta con proponer buenas canciones o discos, hay que apostar por audios que han tenido una incidencia directa en la historia, han motivado cambios sociales o retratan momentos claves de nuestro paso por el mundo. Al menos, este tipo de iniciativas nos permiten darnos cuenta de la importancia extrema que tuvo la música para configurar el mundo tal y como lo conocemos hoy en día.

¿Qué discos preservaríais vosotros? Nos lo podéis comentar más abajo y luego proponerlos oficialmente a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Listado completo de 2013

  1. "After You’ve Gone," Marion Harris (1918)
  2. "Bacon, Beans and Limousines," Will Rogers (Oct. 18, 1931)
  3. "Begin the Beguine," Artie Shaw (1938)
  4. "You Are My Sunshine," Jimmie Davis (1940)
  5. D-Day Radio Broadcast, George Hicks (June 5-6, 1944)
  6. "Just Because," Frank Yankovic & His Yanks (1947)
  7. "South Pacific," Original Cast Album (1949)
  8. "Descargas: Cuban Jam Session in Miniature," Cachao Y Su Ritmo Caliente (1957)
  9. Tchaikovsky’s Piano Concerto No. 1, Van Cliburn (April 11, 1958)
  10. President's Message Relayed from Atlas Satellite, Dwight D. Eisenhower (Dec. 19, 1958)
  11. "A Program of Song," Leontyne Price (1959)
  12. "The Shape of Jazz to Come," Ornette Coleman (1959)
  13. "Crossing Chilly Jordan," The Blackwood Brothers (1960)
  14. "The Twist," Chubby Checker (1960)
  15. "Old Time Music at Clarence Ashley’s," Clarence Ashley, Doc Watson, et al. (1960-1962)
  16. "Hoodoo Man Blues," Junior Wells (1965)
  17. "Sounds of Silence," Simon and Garfunkel (1966)
  18. "Cheap Thrills," Big Brother and the Holding Company (1968)
  19. "The Dark Side of the Moon," Pink Floyd (1973)
  20. "Music Time in Africa," Leo Sarkisian, host (July 29, 1973)
  21. "Wild Tchoupitoulas," The Wild Tchoupitoulas (1976)
  22. "Ramones," The Ramones (1976)
  23. "Saturday Night Fever," The Bee Gees, et al (1977)
  24. "Einstein on the Beach," Philip Glass and Robert Wilson (1979)
  25. "The Audience with Betty Carter," Betty Carter (1980)