Ciertos lanzamientos se me presentan difíciles de valorar. La culpa es de una pequeña inseguridad inherente a la admiración hacia algunos músicos, la cual aparece al escribir sobre su trabajo. Siempre aparece cuando tengo que hablar sobre este proyecto de Tobias Sammet. Cuesta ser objetivo. Seguidor de la banda desde sus dos primeros lanzamientos -obras cumbre del power metal-, he seguido sus altibajos a lo largo de los años, y cada texto que he escrito sobre sus trabajos ha supuesto todo un reto, como lo es redactar esta review de The Mistery Of Time de Avantasia.

Review de The Mystery Of Time de Avantasia

Soy de los que opinan que Tobbias Sammet compone mejor de lo que canta. Por ello, su proyecto The metal Opera me pareció todo un acontecimiento al reunir numerosos músicos reputados en el panorama power, así como vocalistas legendarios que llevaban tiempo en la sombra, como fue el caso de Michael Kiske, que no se ha separado de su lado desde entonces. Así, la carencia vocal de Sammet se compensaba con el talento consagrado de titanes como Jorn Lande, Rob Rock o André Matos, y los resultados eran muy superiores a los de la banda del alemán, Edguy.

Aunque The Scarecrow (2008) se me antojó aburrido, el doble lanzamiento The Wicked Symphony y Angel Of Babylon (2010) me resultó un muy notable trabajo, donde la variedad, y de nuevo, el espectacular reparto vocal, se llevaba la palma. La participación de Eric Martin (Mr. Big), Byff Byford (Saxon), Joe Lynn Turner (ex- Rainbow), Michael Kiske (ex- Helloween, Unisonic, Place Vendome), Ronnie Atkins (Pretty Maids), Bob Catley (Magnum) y Cloudy Yang en este Mystery Of Time vuelve a despertar curiosidad, asombro, y hasta vértigo ante tal plantel de profesionales. Sólo hacía falta que Sammet estuviera lo suficientemente inspirado escribiendo canciones.

The Mystery Of Time está más cerca de The Scarecrow que del resto de grabaciones de Avantasia. Es mínimamente inconexo, más hard rockero, con toques progresivos y algo menos divertido y disfrutable que su anterior dupla de álbumes. Es el despliegue de voces lo que vuelve a añadir gran valor a un disco correcto de base, elevando su valoración al notable. Se llevan la palma “Dweller In A Dream”, “Black Orchid” y “Where Clock Hands Freeze”, teniendo mucho que ver en ello el papel de Byford en la segunda, y el de Kiske en las otras dos. Composiciones de power metal, con algunos toques de hard rock en la pesadez de algunos riffes, de estribillos épicos, evocadores, que se ganan el sobresaliente gracias a la entrega de los vocalistas.

Sin embargo, el inicio del álbum con “Spectres”, despierta más sorpresa por la calidad de la producción, que quita el hipo gracias a los habituales arreglos orquestales, coros, y la mano y oído de Sascha Paeth, que produce el disco. Pero el estribillo y algunos cambios de ritmo más propios del progresivo, no terminan de cuajar. El enganche se produce al escuchar la espectacular interpretación de Turner en “The Watchmakers Dream”, y es que parece que, como ya le ocurrió una vez con Ritchie Blackmore, haya estado a punto de dejarse los pulmones en el intento.

El avance en la escucha hace caer rápidamente en la cuenta de que el redondo no aporta novedades a la carrera del músico alemán. Si bien hay canciones como las nombradas dos párrafos atrás, que resultan pequeñas joyas, “Sleepwalking” y su estela pop aportan muy poco al conjunto, y queda descolgada del repertorio. La ambiciosa y épica “The Great Mystery” se hace difícil de asimilar con tanto cambio de registro a lo largo de sus diez minutos, más aún tras el trallazo de “Dweller In A Dream”.

Es la variedad que aportan las diferentes voces lo que consigue que, algunas melodías recicladas, y las restantes que siguen las reglas de la propia banda, se hagan llevaderas y no aburran. De traca son las intervenciones de Ronnie Atkins en la apisonadora “Invoke The Machine”, con grandes pasajes de guitarra técnicos y afilados, y la lucidez de Eric Martin en “What’s Left Of Me”, un delicioso medio tiempo. Por todos ellos merece la pena escuchar The Mystery Of Time, estés cansado o no de un género cuya producción se desbordó hace años.

7/10

Sammet, sin revolucionar el género, y colmando su ego y ambición, ha creado otra obra más que correcta, con sus más y sus menos, en la que ha vuelto a cumplir otro hito Tarantiniano en su reunión de viejas glorias -que no fuera de forma, cuidado-. The Mystery Of Time es una producción cristalina, donde el presupuesto no ha escatimado, y en la que se puede disfrutar de un conjunto vocal casi inigualable a través de piezas de power metal y hard rock melódico a ratos divertidas, a ratos bellas, y en alguna ocasión, demasiado aburridas como para que el conjunto se lleve el notable alto.

Conviene recordar que Avantasia saldrá de gira con un gran plantel de músicos, según pretende el propio Sammet. Aun sin saber la formación concreta, es seguro que la banda pasará por el festival Sonisphere español. La cita, confieso, se me antoja ineludible.

Escucha The Mystery Of Time en Grooveshark:

Black Country Communion - Black Country by Edgar Carrasquilla on Grooveshark