Dicen que el hard rock y el AOR son estilos musicales de los 80 y principios de los 90 y que, a partir de entonces, no han surgido grupos como Def Leppard, Whitesnake, Europe o Bon Jovi. Y sí, en cierto sentido es verdad. Hay miles de grupos que han intentado tomar el relevo de un género que fue poco a poco eclipsado por bandas con sonidos más extremos como Metallica, Slayer o Pantera. Sin embargo, una banda sueca me ha convencido, primero desde el estudio y después desde el directo, de que el rock melódico puede resurgir. En esta crónica de Heat en Madrid te explicaré por qué.

HEAT Londres 2013

De Heat (o H.E.A.T) hemos hablado varias veces. Su último disco de estudio, Address The Nation, fue uno de los que seleccionamos como más destacados del 2012 y, además, sirve como -otro- ejemplo de banda reforzada tras un cambio de cantante. Si Kenny Leckremo, el anterior vocalista, era bueno, el actual, Erik Grönwall, es sobrenatural.

La última vez que Heat estuvo en Madrid fue en abril del 2010, cuando todavía seguía Kenny como frontman. Casi tres años exactos después, el grupo ha vuelto a la capital para defender Address The Nation y, de paso, presentarnos a Erik. Las diferencias han sido muchas. Empezando por la acogida del público, que ha sido brutal para lo que suele ser un concierto de hard rock de un grupo de este nivel. La Sala Copérnico de Madrid completó unos dos tercios de su aforo, fijado entre las 600 y 700 personas. ¿Y qué tal en lo musical?

Ignacio Prieto - Eden Lost

Antes de adentrarnos en los pormenores de la actuación de Heat, conviene hablar del grupo telonero. Eden Lost, liderado por el cantante y guitarrista Ignacio Prieto, conocido en la escena hardrockera madrileña por su anterior proyecto, Atlas, sirvió como un excelente entrante. Arrancaron sobre las 20.15 y desgranaron temas de su Breaking The Silence, su álbum más reciente. Cayeron cortes como "Ready To Rock", "Hard To Believe" o "Feel Free", dedicada al maltrecho Steve Lee de Gotthard, uno de los grupos de los que claramente bebe la formación. También hubo tiempo para recordar varios temas de su anterior disco, Road Of Desire, como el que le da título, y la contundente "Saturday Nite", aunque el protagonismo lo acaparó "No Eres Nadie", una versión de los míticos Sangre Azul que sonó magnífica y que el público cantó de arriba abajo.

A pesar de que el sonido estuvo algo embarullado, Eden Lost fue muy bien recibido y seguro que ganó algún que otro seguidor. Habrá que seguirles la pista porque, sin duda, prometen. La de Ignacio es una de las voces del rock en español que hay que descubrir.

HEAT Londres 2013

Pasados unos minutos de las 21.30, salieron al escenario los seis chicos de Heat mientras sonaba la introducción de "Breaking The Silence", el corte que eligieron para comenzar. ¡Y vaya inicio! El ambiente era genial y la actitud del grupo muy enérgica, con un loco Erik Grönwall recorriendo de lado a lado el pequeño escenario y saltando. Como es normal, el sonido al principio no era el más adecuado, pero fue mejorando poco a poco con cada tema, aunque el técnico no consiguió solventar los acoples, que nos acompañaron durante todo el show.

"Better Off Alone" y "Late Night Lady" fueron los dos temas siguientes que el grupo interpretó sin parar. Lo demostraron a lo largo del concierto, pero en estos momentos ya se notaba que Heat es una banda 100% engrasada y con una cosa muy clara: disfrutar y hacer disfrutar. Guiños, sonrisas e interacciones varias sirvieron para conectar con un público que estaba disfrutando al máximo.

Tener buenas canciones como las que tiene Heat, con estribillos muy pegadizos y con estructuras muy hardrockeras, facilita mucho las cosas para hacer amena una actuación, pero es la actitud del grupo la que marca las diferencias. La gente va a un concierto no solo para escuchar los discos en vivo, sino para sentirse cerca del grupo y, para eso, hace falta que el propio grupo se preste. Y los chicos de Heat fueron muy cercanos, amables y, sobre todo, agradecidos por el público que congregaron en la sala. El simple hecho de chocar la mano o de poner el micro para que la gente cante ya añade un valor diferencial. Imaginad cuando Erik saltó del escenario hacia el público para ser arrastrado por las manos del público.

En líneas generales, el concierto de Heat en Madrid fue como vivir los primeros pasos de Whitesnake o Bon Jovi. Dio la sensación de que tienen todo para llegar a convertirse en el relevo generacional de esas bandas que llevan ya demasiados años llenando recintos. Y hacía falta una banda como Heat, que interprete 20 canciones y no aburra al personal con la mitad. De hecho, fue todo lo contrario. En menos de una hora y veinte minutos te repasan sus tres discos de estudio y hasta se permiten el lujo de empastar uno de sus temas con el "Rock N' Roll" de Led Zeppelin. Sin descanso, temazo tras temazo.

Hoy tocan en Salamandra 2 de Barcelona y, si todavía no te he convencido para no perdértelos, te doy algunas razones más:

  • Erik Grönwall es, probablemente, uno de los vocalistas más sorprendentes del rock actual. Si pensabas que no podía seguir subiendo de nota, te equivocas. Es un animal y te dejará boquiabierto porque, además, no para de moverse.
  • Dave Dalone es un guitar hero que te hará ver lo fundamentales que son los solos de guitarra bien construidos en el rock melódico.
  • Escuchar en directo un setlist como este, sin apenas descanso entre canción y canción, es una experiencia que todo amante del Hard Rock/AORdisfrutará:

Setlist HEAT (Madrid, Sala Copérnico, 13-04-2013) by César Muela on Grooveshark

Nota: las fotos de Heat son de su actuación de Londres, que fue la noche anterior al concierto de Madrid.