Desde Sevilla llegó ayer a Madrid la formación de Zico, dispuestos a presentar sus Demonios al Sol al público de la capital. Una primera parada para dar a conocer su música en el centro neurálgico de la industria y, sobre todo, tocar los nueve temas de su nuevo disco sobre el escenario de la sala Costello. El concierto de Zico en Madrid simbolizó los primeros pasos para un grupo que ya está curtido en el arte de tocar en directo gracias a su trayectoria con otras bandas (Malahora, Salieri, Sr. Chinarro...). En su próximo regreso a tierras andaluzas, tendrán unas cuantas oportunidades más de expulsar a sus demonios a golpe de guitarra a su paso por Granada, Sevilla y Córdoba.

Zico

Zico supo sobreponerse a los problemas técnicos iniciales y arrancaron el concierto con los acordes de "Imposible", la misma canción que abre Demonios al Sol. Un tema perfecto para comenzar la velada: con la voz de Guego en primer plano, que en ciertos momentos parece estar recitando las poéticas letra compuestas para este disco. Al final, "Imposible" termina mutando en una canción mucho más orgánica e instrumental, con más protagonismo de la guitarra de Fernando Zambruno y el piano de Nadia Santiago.

A pesar de que el grupo se sustenta en gran medida en la lírica de Guego, que elabora unas letras con un trasfondo muy personal, también brillaron musicalmente en la sala Costello. Entre tanto demonio, hubo tiempo para rescatar "Fantasmas", una pista más reposada y acústica que también reflexiona sobre los problemas que vuelven a rondar una y otra vez nuestra mente. Subieron después el ritmo con una de las nuevas: "Cassette", una canción que suena a infancia, a los tiempos de rebobinar cintas con un boli y de menos complicaciones en nuestras vidas. Sobre el escenario demostraron que Zico gana músculo en directo y que su sonido cobre más fuerza, sobre todo en cuanto al aporte instrumental de los músicos.

Zico

También hubo tiempo para escuchar canciones con el aire que traen desde Andalucía: tanto la fresca y marítima "Almadraba", la técnica con la que se captura el atún, como "Aguita de mar", una de las canciones recuperada de grabaciones anteriores y que arranca con una percusión y un ritmo contenido, creciendo poco a poco como la marea, para acabar en un éxtasis de piano y rasgueos de guitarra nada tranquilizador. Antes tocaron otros estrenos como "Las campanas", que tiene unas melodías más folk y turbadoras, o "Los restos", una balada personal a ritmo de tres por cuatro; posiblemente, la más triste que sonó en toda la noche, con frases como tiré tus besos sin más / entre los restos puedo adivinar que hay más.

Más desenfadado es el tono de "Astilla", una curiosa canción pop que habla del efecto pigmalión, como lo que los demás piensan de nosotros también marca nuestra forma de ser, y sobre los estándares establecidos en nuestra sociedad: ven a bailar con los zapatos de mamá / yo jugaré con la pistola de papá. Una demostración de que la música de Zico fluctúa entre canciones más ligeras como "Astilla" o se convierten en un grupo más agresivo sobre el escenario como ocurrió con "Mueren las artes": pura posmodernidad desde el título y que sonó especialmente intensa al ritmo de la batería de Jaime Neira, los hechizantes sintetizadores y los punteos de guitarra. Razones que convierten a la canción en un merecedor segundo single y en una de las mejores de todo el disco.

Zico Zico remató el concierto con las suaves melodías de "70 Metros Cuadrados", con más reminiscencias del denominado estilo indie español. Después encadenaron con "La piel" en el momento con más pasión de todo el concierto; se nota que es uno de los temas predilectos del grupo porque la guitarra de Zambruno y los teclados repicaron con mayor potencia, acompañando esta historia de amor desesperado. La noche de Zico en Madrid acabó con "La carrera de Marc", tema que no está incluido en Demonios al Sol y que Guego quería editar desde que estuviese en Malahora. Una canción que puede servir como mensaje para la propia banda, porque después de dar tus primeros pasos, qué mejor que echar a correr.

Fotos: Alex Argelés

Vídeo vía Agoramusictv