La desbordante creatividad de un artista como David Bowie es demasiado extensa como para ceñirse única y exclusivamente al ámbito musical. Además de haber participado él mismo como actor en varias películas, cineastas de muy diversa índole han incorporado la música del cantante inglés en su propio cine, permitiendo que su carisma y sensibilidad impregnaran, en algunos casos, no sólo a las bandas sonoras, sino a toda la película.

Dos son las maneras en las que podemos escuchar al duque blanco en el cine, bien a través de las canciones o música original compuesta expresamente para esa banda sonora, bien a través de sus propios temas, insertados en algún momento de la película. Esto es lo que sucede con Lust for Life, uno de sus temas más utilizados en el cine, que surgiera de su colaboración con Iggy Pop y que, en función de cada película en la que se escucha, tiene unas cualidades diferentes. Escuchar la música de David Bowie en el cine amplía tanto la experiencia musical, como la visual y aunque no he incluido, ni de lejos, la mitad de sus contribuciones, aquí presento algunas de las más interesantes.

David Bowie en el cine

"Heroes" en The perks of being wallflower

Próximamente podremos escuchar "Hold my hand" en Trance, la última película dirigida por Danny Boyle y también se escuchaba "Young Americans" en Jack Reacher. No quiero ni imaginarme cómo suena "Ice ice baby" en That's my boy, aunque estoy deseando escuchar "Abdulmajid" en Bella addormentata. Y aunque en una película tan sorprendente como Chronicle se podía escuchar "Ziggy Stardust", una de las incorporaciones más interesantes de una canción de David Bowie en el cine actual era la que se producía en The perks of being wallflower. Del hecho de que la película esté dirigida por Stephen Chbosky, según un guión suyo en el que adapta su propia novela, se puede intuir que, siendo la historia de un adolescente que quiere ser escritor, estamos hablando de un trabajo autobiográfico. Lo que por deducción nos lleva a pensar que la inclusión de una canción como "Heroes" es totalmente intencionada. En la película se puede escuchar en dos momentos, justo en la mitad, simbolizando la libertad del personaje interpretado por Emma Watson, cuya libertad emocional envidia el protagonista interpretado por Logan Lerman, y al final, cuando ya ha adquirido él también esa misma madurez. Por cierto, que el resto de la banda sonora no tiene desperdicio alguno.

"Lady Grinning Soul" en The Runaways

David Bowie sería fuente de inspiración no sólo musical sino también estética, a una jovencísima Cherie Currie (Dakota Fanning) en The Runaways, la película dirigida por Floria Sigismondi sobre el primer grupo de rock compuesto única y exclusivamente por mujeres (adolescentes). Una banda que también estaría integrada por Joan Jett (Kristen Stewart), posteriormente muy conocida por el tema "I Love Rock and Rock Roll". En consonancia con su actitud, también se puede escuchar el tema "Rebel, Rebel", aunque mucho más emblemática es la interpretación que la propia Cherie, aquí en voz de Dakota Fanning, hace de "Lady Grinning Soul".

"Cat people (Putting out of fire)" en Inglorious Basterds & Cat people

"Cat people (Putting out of fire)" era un tema compuesto originalmente en 1982 para ser incluido en Cat People, una película dirigida por Paul Schrader y protagonizada por Malcom McDowell, Nastassja Kinski y John Heard. La banda sonora estaba compuesta por Giorgio Moroder en el apogeo de su carrera como compositor de banda sonoras después de American gigolo y Midnight Express, por la que había conseguido un Oscar. Veintisiete años después, Quentin Tarantino se apropiaba de la canción para ilustrar precisamente ese momento en el que Shoanna pareciera ser alumbrada por el tema musical para idear el plan que después ejecutará siguiendo la letra de la canción, prendiendo fuego a los infames nazis en su propio cine el día de la premiere de su patético Nation's pride.

"Space Odity" en C.R.A.Z.Y.

El cineasta canadiense Jean-Marc Vallée escogía uno de los primeros éxitos de Bowie, "Space Odity", para que el protagonista de su película la interpretara en la intimidad de su habitación. En este caso, tampoco era solamente el tema, sino también el músico y su actitud descarada y abiertamente ambigua sexualmente la que inspiraba al joven adolescente canadiense. Un momento tan emocionante y divertido como lo era toda la película.

"Young Americans" en Dogville & Life on Mars en Breaking the Waves

Hasta el final de los créditos nos obliga a aguantar Lars Von Trier en Dogville y Manderlay. Sin duda, el cineasta danés hace uso del contraste irónico de la canción con la crítica que hace a los estadounidenses, un país con el que parece estar en continua guerra. Una actitud que tampoco me extraña tanto, aunque quizás él la lleve a extremos preocupantes. De hecho, lo que estaba pensado como una trilogía, se quedó en parejita. Pero no solo David Bowie, sino varias bandas y artistas de principios de los setenta, vinculados en mayor o menor medida con el glam rock, habían sido ya homenajeados en la banda sonora de Breaking the Waves, película que supuso un cambio de registro en el cine de Lars Von Trier, buscando ya ese sentimiento Dogma. Rompiendo las olas carecería de una banda sonora extradiegética, estando todos los temas musicales insertados en unos precisos y preciosos cuadros escénicos que servían para separar cada uno de los capítulos que formaban el relato. Definida por una cadena de radio como "un cruce entre un musical de Broadway y un cuadro de Salvador Dalí", no se me ocurre otro lugar como Marte en el que el cineasta danés podría sentirse tan a gusto como en Escandinavia.

"I have not been to Oxford Town" en Starship Troopers & "I'm not afraid of Americans" en Showgirls

En la fiesta de graduación de las tropas estelares de Paul Verhoeven en Starship Troopers, entre otras canciones se puede escuchar una curiosa versión de uno de los temas de Outside, el fabuloso álbum conceptual en el que volvió a colaborar con Brian Eno y que supuso su primer contacto con Nine Inch Nails, que le acompañaron en el Outside Tour. Anteriormente había incluso compuesto una canción para el propio cineasta holandés, que incluía en Showgirls. Tema que volvería a grabar para incluir, según arreglos de Trent Reznor, en Earthling, en el que se zambullía de lleno y con fuerza en el drum and bass.

"I'm deranged" en Lost highway

Lo cierto es que siempre que escuchaba Outside, me molestaba un poco que un tema como "I'm deranged", no fuera el que cerraba el álbum. Su intensidad emocional me provocaba un angustia que requería de un período de recuperación, por lo que algunas veces, llegué incluso a no terminar el álbum para reponerme de ese estado, quizás para conservarlo. David Lynch, el genial cineasta de Misooula, debió pensar lo mismo porque decidió incluir la canción en una película tan orgánica e impactante como Lost highway. El tema abría y cerraba la película, sirviendo la letra de la canción como clave para interpretar lo que había sucedido en la pantalla. La banda sonora de la película estaba producida por Trent Reznor, que también componía algún tema así como incorporaba una canción de Nine Inch Nails, "The perfect drug". Otros antes habían utilizado algunos temas suyos de la misma manera, como David Fincher, que terminava Se7en con "The Heart Filthy Lesson", o posteriormente, como Christopher Nolan que hacía lo mismo con "Something in the air" en Memento.

"The Buddha of Suburbia"

En este caso nos encontramos con la única composición completa suya para la banda sonora de una película, en realidad una miniserie, The Buddha of Suburbia, que precisamente se desarrollaba en el mismo barrio donde el propio Bowie había crecido. Producida por la BBC, se trataba de uno de los primeros trabajos de Roger Michell, que posteriormente dirigiría filmes como Notting Hill, Morning Glory o, más recientemente, Hyde Park on Hudson. El propio cineasta se encargaría de dirigir un videoclip con el tema principal de la película. Compuesta inmediatamente después de Black Tie White Noise, su primer álbum en solitario tras la separación de Tim Machine, y antes de Outside, en el que se puede apreciar tanto esa influencia jazz, soul y hip-hop, del primero, como la inclinación hacia el rock alternativo, aunque sin llegar a los extremos del siguiente.

"Modern love" en Mauvais song & "When I live my dream" en Boys meets girl

Uno de los grandes éxitos comerciales de Bowie se producía con el álbum Let's dance, publicado en 1983. Producido por Nile Rodgers, quizás su mayor éxito fuera "China girl", aunque a mi me gusta más "Let's Dance", pero un cineasta tan peculiar como Leos Carax se interesaría más por "Modern Love", que le iría como un guante a una de las secuencias de su película. No era la primera vez que recurría a un tema de Bowie, dado que en Boys metes girl ya había utilizado "When I libe my dream".

"When the Wind blows" en Whe the wind blows

El cineasta Jimmy T. Murakami convertía en película de animación una novela gráfica de Raymond Briggs. Una insólita y preciosa muestra de cine antinuclear en la que una pareja de (ingenuos) jubilados, confían en las instrucciones del gobierno para sobrevivir a una explosión nuclear. La banda sonora de la película estaría compuesta por Roger Waters, pero en ella tendría cabida este tema original de David Bowie.

"Fame" en Wild thing

Protagonizada por Jeff Daniels, Melanie Griffith y Ray Liotta, tampoco tiene ningún desperdicio la banda sonora de una película tan vibrante y emocionante como la que dirigía Jonathan Demme en 1986. Si entre los cameos de la película se podía encontrar al genuino John Waters, en la banda sonora se puede escuchar uno de los primeros éxitos de Bowie en los estados Unidos, "Fame", un tema compuesto en colaboración con John Lennon e incluido en el álbum Young Americans. En la película no suena en boca de Bowie, sino en una versión interpretada en ese baile de viejos alumnos.

"As the world falls down" en Labyrinth

Además de interpretar a Jareth, el rey de los Goblins, Bowie componía algunos de las canciones originales para una banda sonora compuesta por Trevor Jones. Dirigida por Jim Henson, la película adquiría así un toque inusitadamente pop que llamaría la atención tanto de niños y adolescentes como de adultos admiradores del polifacético cantante. Bueno, adultos con alma adolescente.

"Absolute beginners" en Absolute beginners

Antes de su colaboración como actor y compositor del tema que daba nombre a la película, David Bowie ya había colaborado con Julian Temple en un proyecto tan interesante como Jazzin' for Blue Jean, un cortometraje de 21 minutos del que se sacaría posteriormente el videoclip de "Blue Jean", que sería galardonado con el Grammy al mejor vídeo musical de ese año. Y tampoco era Bowie el único artista que se dejaba ver en Absolute beginners, si la protagonista era Patsy Kensit, conocida actriz de televisión en aquel momento que sí posteriormente desarrollaría su carrera también el cine, además de ser la vocalista de la banda Eighth Wonder. Crónica social y musical de Londres al final de los años cincuenta, junto a ellos se dejaban ver y sonar artistas y bandas como Sade, Gil Evans o The Style Council. Y tampoco era esta la única aportación musical de Bowie, que también interpretaba otro tema original, "That's motivation", así como una verión de "Volare (Nel blu dipinito di blu)".

"This is not America" en The Falcon and the Snowman

Otra de las asociaciones musicales de Bowie se produjo con Pat Metheby Group, para componer e interpretar el tema principal de la película dirigida por John Schlesinger. La crítica hacia la cultura estadounidense parece una constante que se repite en su obra, en este caso para ilustrar la historia de un par de amigos que se ven envueltos en una intriga de espionaje en los tiempos de la guerra fría.

"Sense of a doubt" en Christiane F - Wir Kinder vom Bahnhof Zoo

Una cosa es la composición de temas para incorporarlos a película, otra que utilicen tus temas, diferente también es interpretar un personaje o que alguien haga de tí en el cine, pero cuando todas estas premisas coinciden, no estamos hablando de otro título que de la película dirigida por Uli Edel en 1981. El personaje de la película es fan incondicional de Bowie, lo que le lleva a acudir juntos su novio a un concierto en Berlín. "Station to Station" es el tema interpretado por el propio David Bowie, pero es que además se utilizaron varios de los temas que había publicado en la que fuera su segunda colaboración con Brian Eno, Heroes, perteneciente a la denominada trilogía de Berlín. De todos ellos, ninguno como "Sense of Doubt" transmite con tanta precisión ese sentimiento de pérdida y de caída en el abismo que sufren los personajes de la película. Yo mismo me tengo que agarrar a algún sitio cada vez que lo escucho...