Con Deep Purple de total actualidad tras lanzar el muy regular Now What?!, aprovechamos nuestra sección semanal para rescatar uno de los temas más conocidos de la historia del rock, y sin duda, el riff de guitarra más famoso: os contamos la historia de "Smoke On The Water". Prohibido en algunas tiendas de instrumentos por evitar la locura de sus dependientes, y mal tocado durante años por miles de discípulos en todo el mundo, el fraseo de las cuatro notas que Ritchie Blackmore juntó allá por 1972 es pura leyenda.

historia de smoke on the water

En 1972, Deep Purple ya había tocado el cielo con el maravilloso In Rock, el debut en estudio del llamado "MK II", con Ian Gillan a la voz, Roger Glover al bajo, Ritchie Blackmore a la guitarra, Ian Paice a la batería y el fallecido John Lord a los teclados. Éxito rotundo, elevó a la banda hasta altos puestos en las listas. Les permitió girar por toda Europa, agigantar su nombre, y comenzaba la leyenda que se mantiene 40 años después. Un año después lanzaron, Fireball, algo inferior, precedido por un buen hit-single como es "Strange Kind Of Woman", y un tono diferente, algo más experimental con respecto a su predecesor. Los componentes del grupo, buscando volver al estilo de In Rock, persiguiendo sencillez y un sonido duro y directo, comienzan a trabajar en Machine Head. Dudo que imaginaran la repercusión de lo que brotaría de aquello.

El plan era comenzar a grabar Machine Head en el estudio móvil de los Rolling Stones. En aquel momento, se encontraba en el casino de Motreux Montreux, donde el 4 de diciembre de 1971 tocaban Frank Zappa And The Mothers. Alguien lanzó una bengala, ésta prendió fuego al escenario y el sitio ardió. La banda observaba el espectáculo desde su hotel, donde contemplaron el "humo sobre el agua", la del lago Geneva. Toda la historia dio lugar a la sencilla letra de la canción a la que me refiero, de estribillo muy pegadizo, en cuyas estrofas Ian Gillan luce gran variedad de registros. En directo, el solo de Blackmore se convertía en todo un espectáculo de virtuosismo, además de servir de medio de lucimiento para una de las agrupaciones que mejor han funcionado jamás en directo.

Recuerdo a Pete Thounsend Townshend diciéndome: "que sea simple. Así os ganaréis al público". Me sonó muy profundo. (Ritchie Blackmore)

Tras coquetear con el folk y el blues en Fireball, el grupo cambió el rumbo hacia los terrenos más duros, composiciones más agresivas, directas y afiladas. Machine Head es el disco más completo de Deep Purple, influyente hasta nuestros días, duro como pocos se habían escuchado entonces, y con montones de elementos que muchos copiarían después. Aparecía allí "Smoke On The Water", EL riff. Al bueno de Ritchie le calaron hondo las palabras del guitarrista de los Who, y compuso una secuencia de cuatro notas irremediablemente pegadiza. Un sonido de Fender Stratocaster profundo, duro y pesado. No llegaba al tonelaje de las canciones de Black Sabbath, pero sonaba metálico, inquebrantable. Un rompe-tímpanos que hoy día se utiliza para probar guitarras, para definir el rock y para enseñar a los jóvenes a hacer air guitar.

Cabe destacar, como curiosidad, la forma en que se toca el riff. Ritchie Blackmore lo hacía con los dedos, el pulgar y el índice. Tirando de dos cuerdas simultáneamente, el efecto es diferente al de tocarlas con una púa, como hacen la mayoría de los guitarristas. La profundidad del sonido original es inigualable con una púa, y desde luego, tocado de otra forma, o en una sola cuerda, el efecto hubiera sido muy diferente.

smoke on the water riff

El riff se dobla con el sonido del Hammond de Lord, y la línea de bajo de Glover aporta una base rítmica tan juguetona como la de la batería. La entrada inicial de cada instrumento sobre el riff de Blackmore es toda una clase de in crescendo rockero, y la canción se convierte por méritos propios en uno de esos himnos sencillos, de estructura simple, totalmente ajeno a relojes y calendarios. Adictiva y atemporal.