The Strokes es una banda curiosa. Podemos estar ubicados de los dos lados de la vereda en lo que respecta a su música, pero son muchachos con talento. En algunas canciones, los talentos individuales se combinan para ofrecer opus magníficos, y en otras, pasan sin pena ni gloria con el predominio de algunas de sus personalidades. Algunas semanas después de la salida de Comedown Machine, un disco que los muestra dispuestos a tomar una nueva dirección pero también aferrados al pasado –podríamos decir eclécticos para ahorrar palabras- decidimos armar un Top 10 con las mejores canciones de The Strokes.

The Strokes

Hacer una lista con las mejores canciones de The Strokes, como casi con cualquier otra banda, es un asunto complicado. Por un lado, porque tienen muchas buenas canciones como para poder reducir ese número a diez, y por otro lado, también porque en estos últimos tiempos no han estado ofreciendo un material que se equipare en calidad con lo que han sabido editar en el pasado. Sin embargo, se pueden rescatar algunas joyas interesantes. Lo que hemos intentado hacer en este compendio es buscar un equilibrio entre lo viejo y lo nuevo, tratando de tener una presencia de todos los discos en la lista. ¿Creen que hemos dejado algo afuera? Siempre pueden dejar sus sugerencias en los comentarios.

Top 10: The Strokes by César Muela on Grooveshark

10. “Hard to Explain” (Is This It)

Esta canción fue el primer sencillo oficial de The Strokes, y, de más está decir, una excelente carta de presentación para una banda neoyorkina que recién estaba dando sus primeros pasos en el mundo de la música. “Hard to Explain” es una de las mejores canciones de The Strokes porque sintetiza completamente su sonido, al menos el más primitivo y garagero, con guitarras agudas y juguetonas, en un duelo de velocidad, y una estructura un poco rara para una canción de rock, pero igualmente hipnotizante. Is This It, el disco al que pertenece, terminaría siendo magia pura, pero sólo lo pudimos descubrir gracias a “Hard to Explain”.

9. “You Only Live Once” (First Impressions of Earth)

Julian Casablancas, el líder de The Strokes, es conocido por una lírica un tanto enigmática que es capaz de hablar de las cosas más banales de la vida para luego despacharse con una frase completamente profunda. En “You Only Live Once”, The Strokes retoma este concepto de aprovechar lo tenemos, porque solamente lo tenemos una vez. En First Impressions of Earth, el último gran disco de la banda, se terminó incluyendo una reversión del tema original llamado “I’ll Try Anything Once”, que apareció en el lado B de “Heart in a Cage”.

8. “New York City Cops” (Is This It)

“New York City Cops” es una de las mejores canciones de The Strokes, esto no tiene discusión. Como todas las grandes canciones, comenzó como un lado B pero luego se ganó un nombre gracias a su protagonismo estelar en Is This It, el primer disco de la banda, y es otra de esas canciones que ayudan a definir el sonido Strokes con el que se forjaron el nombre.

7. “The End Has No End” (Room on Fire)

Mostrando un poco más las influencias new wave que se terminarían de apuntalar en discos posteriores, “The End Has No End” tampoco pierde de vista las vetas más rockeras de la banda, entregando nuevamente fraseos sutiles clásicos del primer disco del grupo, y donde la mano de Gordon Raphael, el productor del disco, se estima. De nuevo, la lírica de Casablancas muestra una especie de fusión entre deprimente, esperanzadora y nostálgica.

6. “Is This It” (Is This It)

“Is This It” es el tema encargado de abrir el disco debut de la banda, y es mucho más tranquilo que el resto de las canciones que podemos apreciar en el desnucante debut de The Strokes. Sin embargo, puede considerarse como una de sus mejores canciones. Es suave, pero no es débil. Disminuyen los latidos, pero el corazón sigue fuerte. Aquí también se lucen otros miembros de la banda, algo que no siempre sucede ni en The Strokes ni en otras agrupaciones, con un especial énfasis en el bajo de Nikolai Fraiture y, en definitiva, toda la sección rítmica de este tema.

5. “Heart in a Cage” (First Impressions of Earth)

El tercer disco de The Strokes es una obra poco comprendida en la que Casablancas da un paso adelante para afirmarse como un escritor maldito. Las temáticas de First Impressions of Earth son lapidarias, pero más hacia la propia persona del cantante que otra cosa. Poco suelto y atrapado, quizás en las casillas que la prensa no tuvo problemas en ponerle a la banda, “Heart in a Cage” es un perfecto ejemplo de esta condición, con unas letras fantásticas en la que Casablancas ruega pero no quiere ceder.

4. “12:51” (Room on Fire)

El Segundo disco de The Strokes tuvo la difícil tarea de complacer tanto a los críticos como a los fans, después del éxito inmediato de su debut. Por cierto, pudieron cumplir con creces, replicando una receta exitosa pero además sumando algunos elementos nuevos que profundizarían en su tercer elepé. Ahora bien, “12:51”, uno de los primeros sencillos en ser extraídos de Room on Fire, es el que mejor muestra a la banda en una armonía total, complementando sus talentos a la perfección. También es completamente pegadiza.

3. “The Modern Age” (Is This It)

Con “The Modern Age”, una de las primeras canciones de la agrupación como banda, también podemos apreciar este germen garagero con ínfulas pop. para la versión del disco –hubo anteriormente un EP llamado The Modern Age- la banda toma sus influencias, pero cambia un poco la estructura de la canción y las letras, y entrega un verdadero himno rock que no es tan apreciado a la hora de repasar los grandes éxitos de la banda, pero que ciertamente se merece esta posición.

2. “Reptilia” (Room on Fire)

“Reptilia” es verdaderamente una canción incendiaria. Tiene unas guitarras explosivas, a Casablancas luciéndose en la sección vocal, una sección rítmica increíble, todos elementos que se combinan para producir una canción infecciosa, tanto con elementos vintage como geográficos que ayudan a definir a Nueva York como sede de este movimiento de revival en el que el rock de guitarras ha aprendido de todas las cosas que han sucedido en las últimas décadas. Con “Reptilia”, demuestran que son una verdadera –y excelente- banda de rock.

1. “Last Nite” (Is This It)

El sencillo que los catapultó al éxito, “Last Nite” retiene estos elementos infecciosos de rock garage con algo de tradicionalismo y muchas características de hit. Fraseos de guitarra increíbles de la mano de Hammond Jr., y de nuevo una excelente sección rítmica a la que no se le da el crédito que se merece realmente. Si vivimos los últimos veinte años en una burbuja, el avance del rock se puede definir con esta canción, que terminaría siendo crucial no solamente para The Strokes, sino también para influenciar a toda una nueva generación de músicos que no encontraba un lugar en el mercado para sus aspiraciones.