Storm Thorgerson quizás no sea conocido por su nombre, pero si alguna vez estuviste interesado por el rock (y si estás leyendo esto no queda duda que así es), de seguro viste su creación, que probablemente es la tapa más famosa de la historia del rock: el arte de tapa de Dark Side of the Moon. Thorgerson murió a los 69 años por culpa de un cáncer que padeció durante mucho tiempo.

Muere el creador del arte de tapa de Dark Side of The Moon

La tapa de Pink Floyd no fue la única de la que se encargó, aunque sí la más importante. Entre otros artistas, trabajó con Led Zeppelin, Peter Gabriel y Muse. Sea como sea, fue la de Dark Side of the Moon la que lo llevó a lo más alto.

Lo más interesante de todo es que a él no le gustaba tanto. Según comentó en una entrevista que le dio a The Independent hace un tiempo, dijo que no era su favorita:

Para ser asociada al disco es espectacular, pero desde un punto de artístico, a mí me interesa más la fotografía.

En relación a la noticia del fallecimiento, esto fue lo que dijeron los integrantes de Floyd:

Estamos muy tristes por la noticia de que el genio gráfico que acompañó a Pink Floyd durante tiempo que además fue amigo y colaborador, Storm Thorgerson, haya muerto. Nuestros pensamientos están con la familia y todos sus amigos.

El famoso diseño del prisma que refleja la luz nació a partir de una fotografía de Thorgeson que había tomado en una sesión en la que estaban haciendo lluvia de ideas para ver qué podía salir. La captura que fue tomada por Thorgeson le gustó a todos y a partir de eso George Hardie, el diseñador que formaba parte de la compañía Hipgnosis, realizó el diseño. El resultado fueron siete diseños diferentes. Cuatro de ellos estaban basados en el prisma y, finalmente, el elegido es el que todos conocemos.

Detrás de la imagen hay un significado. El prisma representa tres elementos: la iluminación en los shows de Pink Floyd, las letras del disco y el deseo de Wright de crear un artwork simple y pulcro. Finalmente, en la contratapa esa luz se vuelve a unir en otro prisma. Esa fue una idea de Roger Waters.