El 10 de junio vamos a poder escuchar completo el segundo disco de estudio de Beady Eye, la agrupación británica que nació de las cenizas de Oasis. Hace algunos días Axel se animó a contar lo que él está esperando del grupo, basándose en el historial de la banda y en la única canción disponible, "Flick of the Finger". Si lo que escuchamos en ese entonces no sirvió para sorprender, entonces "Second Bite of the Apple"; el segundo adelanto y nueva canción de Beady Eye, tampoco será de mucho agrado.

Beady Eye

De hecho, "Second Bite of the Apple" puede arrogarse una genial línea de bajo, que podemos escuchar en todo su esplendor en el inicio. Si con "Flick of the Finger" nos quejábamos de la falta de evolución de la banda, que sigue haciendo siempre lo mismo, en esta canción podemos mencionar que están haciendo uso y abuso de algunas recetas ya probadas por otras bandas (y por ellos mismos). La innovación no es algo que caracterice a Beady Eye, algo que haya destacado a Different Gear, Still Speeding, su debut, y ciertamente no será algo que vayamos a esperar de Be. Una de las características que más rinden del grupo, la voz de Gallagher, hasta parece irreconocible.

El segundo disco de Beady Eye estará producido por Dave Sitek, quien ya ha dicho que nos dejará sorprendidos. Pero ni hasta los mejores productores pueden reflotar a una banda que debería haber tirado la toalla, al menos en mi opinión, desde hace tiempo. Ya dijimos que "Liam se quedó en Oasis" y con cada nueva canción que podemos escuchar de Beady Eye, es una realidad que no podemos ignorar.

La nueva canción de Beady Eye "Second Bite of the Apple" tampoco es mala. Es predecible, poco sorprendente, pero tiene algunas interesantes capas sonoras sobre todo con algunos vientos megalomaníacos que podríamos esperar de un Gallagher. A pesar de varias declaraciones afirmando que la agrupación no se quedaría en los '90, los bien ponderados ecos del brit pop se dejan escuchar, claramente, en la melodía de "Second Bite of the Apple".

A esta altura del partido, las fechorías de los hermanos Gallagher hasta parecen más interesantes que la propia música. Las canciones de Beady Eye parecen una fotocopia traslúcida sin el talento de Noel, son buenas canciones hasta ahí nomás. No pedimos que de un día para el otro Liam se ponga a hacer dubstep, pero la música está pavimentando el camino para que se atrevan a algo diferente. De hecho, sería como una bocanada de aire fresco a esta altura.