Finalmente llegó el primer sencillo de Like Clockwork, el próximo disco de estudio de Josh Homme y cía, que verá la luz el 4 de junio a través de Matador, el nuevo sello de la banda. Después de escuchar la versión en vivo de “My God Is The Sun”, ahora podemos degustar la versión de estudio del nuevo single de Queens of the Stone Age. Y nuestras impresiones indican que la banda estaría amagando con un “regreso a las raíces” más stoner presentes en Rated R y Songs for the Deaf.

Queens of the Stone Age

El nuevo single de Queens of the Stone Age es curioso, puesto que llega envuelto en un halo de misterio creado, en parte, por la misma banda. Después de mucha espera, años de espera, la banda supo cómo manejar la anticipación y fue entregando la información a cuentagotas. Si nos equivocamos con esta prematura y pequeña reseña, es por toda la emoción de escuchar un flamante sencillo de la banda de Josh Homme después del silencio de radio que siguió a Era Vulgaris.

Siempre parados entre las finas líneas que dividen al rock duro del rock alternativo, los Queens of the Stone Age se han caracterizado por un rock incendiario con una fuerte tendencia a las seis cuerdas, con riffs de guitarras pegadizos que no pierden la potencia. Desde el robot rock de las primeras canciones de Queens of the Stone Age, su debut, pasando por las canciones más melódicas pero aún así ígneas del fantástico Rated R, nos podíamos imaginar que lo nuevo de QOTSA tendría este mismo esqueleto arrollador. No estábamos equivocados, pero el grupo sí parece más tranquilo a la hora de presentar este sencillo.

De nuevo, nos encontramos con las tortuosas vocales de Homme, además de una línea de bajo fantástica que es ciertamente uno de los puntos altos del nuevo single de Queens of the Stone Age. Como no podía ser de otra manera, también hay un riff de guitarra y una enérgica batería –que no está aclarado si pertenece a Dave Grohl, Joey Castillo, el ex baterista, o Jon Theodore, quien oficia de baterista durante la gira y parece que será el reemplazo permanente- que se acoplan bastante bien hasta la explosión del estribillo.

Como otras canciones de Queens of the Stone Age, “My God is The Sun” también cuenta con algunos intervalos musicales en los que prima la unidad de todos los instrumentos sonando –antes que los solos fanfarrones de otras agrupaciones-, detenimientos completos que de nuevo muestran un juego fantástico con el silencio, y guitarras desquiciadas que parecen perros rabiosos corriendo alrededor de la presa de Homme, que parece más entero que nunca cuando canta.

Es una buena canción. ¿Cómo puntapié inicial para el primer disco que sacan en tantos años? No lo sé exactamente. La composición es detallada, algo que podemos esperar de un disco que lleva como título Like Clockwork, pero parece ser un poco “tierna” para los estándares que estábamos esperando. Si bien no son un grupo de rock duro, hay una cierta dureza en las canciones de Queens of the Stone Age, que por un lado parecen relativamente ausentes de este sencillo.

Más allá de esto, parece que estamos frente a un espectacular regreso. O al menos, eso queremos creer. Con una lista de invitados del tamaño de un pequeño continente, algunas inspiraciones sombrías, y el talento musical de todos los miembros del grupo, Like Clockwork casi que no puede fallar. El punto reside, claro está, si será un esfuerzo a la altura de sus discos más alabados, o pasará sin pena ni gloria por su discografía. Esperamos que no sea esta segunda opción, y “My God Is The Sun”, si bien no tan fuerte como nos gustaría, parece ser un buen puntapié inicial.