¿Es James Blake la promesa de la música moderna? Puede ser. Más bien, es la adaptación de la música más clásica a los tiempos que corren. En su segundo disco de estudio, el cantante británico tenía todo el peso sobre sus hombros para poder estar a la altura de todas las expectativas del seguidor de James Blake. Con Overgrown, Blake demuestra que estamos frente a un interesante revival del soul. Pero, al contrario de Justin Timberlake, que revive lo mejor del soul más Motown, el inglés se inclina hacia un soul más introspectivo, electrónico y experimental. Esto hemos notado y les contaremos en nuestra reseña de Overgrown.

james-blake-electronic-beats-overgrown

El soul está generalmente asociado a un humor más soleado, pero Blake logra estirarse para llevar el género a lugares más oscuros. Con producción propia, y colaboración de Brian Eno en la canción "Digital Lion", Blake logra mezclar a la perfección una sensación de música contemporánea y extraña con los temas clásicos que logran mover alguna fibra en nuestro interior. De más está decir que son claras las influencias de Kanye West y Bon Iver, quienes pasaron un tiempo junto al cantante, y de su relación fallida. A no olvidar que se trata nomás de un chico con 24 años de edad.

¿Cuál es, entonces, el camino que sigue Blake en Overgrown? Ya desde el título nos podemos imaginar una bola de nieve que crece sin el control de nadie (quizás como la popularidad de Blake). Al contrario de James Blake, su debut que le valió tantos elogios, Overgrown es un disco mucho más accesible. Las letras de las canciones se entienden más, y el cantante decide lucir su peculiar voz para dar rienda suelta a sus sentimientos. Pero, por otro lado, también nos encontramos con estructuras de canciones más complicadas; las canciones se despojan del "ruido" que quizás podíamos encontrar en su debut, y se concentran en construir una melodía más rica, con texturas exuberantes. Esto es algo que podemos ver claramente en "Retrograde", el primer sencillo que hasta podríamos decir que es bailable.

El disco comienza con la homónima "Overgrown". En esta canción encontramos todo un grito de batalla, con un comienzo muy soul, y la voz de Blake en una oda al amor perdido. La estructura de esta canción me ha parecido maravillosa, aún más que la percusión sutil, casi como un metrónomo que se olvidó de borrar de la pista. En "I Am Sold", nos encontramos con las vocales un poco más procesadas. Blake pelea con su propia voz desde dos partes distintas, y de nuevo nos encontramos con un soul moderno, electrónico, donde quizás las máquinas reemplazan a los músicos expertos. Las dos primeras canciones marcan un tono nostálgico, un tempo tristón y poco animado.

Las cosas cambian ligeramente con "Life Round Here", donde los comienzos electrónicos con reemplazados con un piano para después dar pie a un beat mucho más animado. En esta canción podemos notar claramente la influencia de una personalidad como West, que ha sabido combinar años de música negra en una única canción, pero también podemos escuchar lo "clásico" de Blake, esos beats despersonalizados que al mismo tiempo transmiten tanto. En "Take a Fall For Me", Blake coquetea un poco con el R&B, y esto se confirma con la presencia rapera de RZA, cuya cortante voz ofrece un contrapunto excelente para la suavidad del cantante.

Luego nos topamos con "Retrograde", el primer sencillo, una canción de soul por excelencia, pero que también se puede bailar y que está pidiendo a gritos un remix para la pista. Con un comienzo suave, Blake va construyendo una experiencia con elementos gospel, con unos geniales quiebres vocales y pistas electrónicas. "DLM" es una especie de clon de "Retrograde", donde la voz de Blake toma el protagonismo acompañado de un plano simple, brindándonos una de las canciones más sencillas y conmovedoras del disco.

"Digital Lion" es la única canción del disco que no fue producida personalmente por Blake, y que cuenta con Brian Eno en los créditos. Si estamos esperando algo más ambiental, podemos estar en lo correcto, es una canción electrónica tranquila donde se trabaja más en conseguir una atmósfera que en crear demasiadas capas de sonido. Sin embargo, también es una canción delicada, donde los cortes, los crescendos y las pausas generan un ritmo peculiar. Es, de hecho, uno de los temas más extravagantes del disco. Continuamos con "Voyeur", un comienzo un tanto ecléctico para Blake, o mejor dicho, para este disco, donde escuchamos algunos guiños a R&B teñidos de homenajes a trip hop, entre otras cosas.

Nos acercamos al final del disco con las dos últimas canciones. Primero, "To The Last", una canción con una vibra muy vintage, que casi parece sampleada. Blake trabaja con algunas texturas interesantes, pintando un paisaje donde la música negra, tan vibrante y con tanta emoción, se despoja de estos elementos para ser más experimental, más dura, pero sin perder la sensibilidad. La última canción del disco, "Our Love Comes Back", es una nueva oda a los corazones rotos, con una clara voz de Blake liderando al conjunto de los instrumentos, de los cuales se destaca el piano.

Las canciones de Blake, coqueteando con un género tan sensual como es el soul, carecen de una corporeidad notoria. Sin embargo, mientras que James Blake jugaba con los tonos y las estructuras, brindando muchas veces canciones monótonas y aburridas, Overgrown es un disco, valga la redundancia, mucho más maduro, con un entendimiento más importante de la permanencia de la música. Si James Blake es un disco para recordar el zeitgeist de una época, Overgrown puede pensarse más bien como un legado. En el sentido de dejar cosas para la posteridad, pero también de reinterpretar en clave propia lo que vienen haciendo otros antes de uno.

Es un buen disco. El británico no es santo de mi devoción, pero Overgrown ha logrado demostrarme que estaba, al menos en lo que respecta su evolución, equivocada. Con canciones certeras, Overgrown devuelve con creces el interés puesto en él. Sin embargo, quedan cosas por trabajar. La emoción de Blake es cautivante, cierto, pero al mismo tiempo sus canciones siguen sonando un poco frías y distanciadas. Es el amor a través de la lupa del Síndrome de Asperger.

8/10

El tercer disco de Blake sin duda dará que hablar. Mientras esperamos, nuestra reseña de Overgrown tiene que terminar con una luz positiva. Blake es una de las voces más novedosas -no solamente por su sonido sino también por su inspiración- de estos últimos años, y finalmente la podemos escuchar en toda su potencia en un disco. Por otro lado, es un disco más accesible y entretenido, que no cuesta escuchar. Aquellos fanáticos de su debut pueden encontrarse un poco sorprendidos con este esfuerzo, pero no decepcionará. Nos ha dejado un buen sabor en la boca.

Fecha de lanzamiento: 5/04/2013
Discográfica: Polydor
Compra el disco: en iTunes
Tres canciones destacadas: "Retrograde", "To The Last", "Life Round Here"
Escucha el disco: en Grooveshark

James Blake Overgrown by Bárbara M on Grooveshark