Junip es una agrupación de lo más extraña. La banda suiza se formó hace nada menos que 15 años y presentó solo dos producciones. La primera hace 10 y, la segunda, finalmente fue lanzada. Es como que, cada vez que presentan un álbum, se olvidan, deciden migrar, hacer otro tipo de cosas y dejar por completo la agrupación de lado, renovarse y volver por más. Es lo que demostraron. Después de todo, no es normal una banda que tiene solo dos LPs en nada menos que 15 años, pero es la fórmula que José González eligió ya que, después de haber tenido un éxito notable como solista, decidió alejarse un poco de la agrupación y dedicarse a su música. Sea como sea volvieron por más y me tomé el tiempo para sentarme y disfrutar de la producción. Esta es la reseña del nuevo álbum de Junip.

Junip

El resultado de tanto tiempo es algo que, por momentos, es verdaderamente magnífico, volador, espacial, que mete mucho folk de guitarra acústica mezclado con sintetizadores y unos ritmos constantes y progresivos. Las canciones se acompañan unas a otras y el disco tiene un estilo propio y no puede ser tomado por separado, sino como un ente uniforme. La producción abre de manera espectacular con "Line of Fire", una canción que empieza muy tranquila y va subiendo hasta que, por momentos, parece que hubiese terminado y otra habría arrancado. Aquí es donde la agrupación se pregunta: What would you say if you had to leave today / Leave everything behind?.

Decaer después de semejando comienzo es, quizás, algo esperado. El trío sueco me tapó la boca espectacularmente. "Suddenly", la segunda canción del álbum, es una de las que más me gustó, que más adentro me acarició. Tiene sonidos muy oscuros aunque, también, otros terriblemente dulces como los puntos de la guitarra.

Las letras, muchas veces, tienen muchísimo sentido mientras que, por momentos, parece irse por las ramas, repetir demasiado y, en otros, tornarse bellísimas, poéticas. González, ya conocemos su estilo, las balbucea hasta el punto que, por momentos, no se entiende absolutamente nada, se pierden con la música. En relación al proceso de escritura, en una entrevista que dio a Pitchfork hace tiempo, comentó que él deja que la música determine el tono de las letras y que, poco a poco, se está permitiendo escribir más y más sobre relaciones y emociones de una manera muy femenina. Igualmente, también aseguró que no se trata de algo personal sino simplemente de hacer música "grande". Igualmente, la realidad es que la lírica no es algo que destacar. El disco homónimo puede escucharse tranquilamente como un álbum pop instrumental de fondo. Sobre todo porque, si no prestamos la suficiente atención, esas palabras que salen de la boca de González no se entenderán y se fusionarán con la música.

Junip - Junip by Axel Marazzi on Grooveshark

Tobias fue el que está detrás de esas melodías voladoras. De hecho es el nerd de los sintetizadores analógicos, según ellos mismos comentaron mientras que Elias es a quien le gustan más que nada esos sonidos extraños y más experimentales que podemos escuchar. También él, encargado de la batería, hace esas repeticiones que hacen que la música de Junip nos recuerde un tanto a la electrónica. Junto a José González, Elias y Tobias hacen un trío único que permite que su música sea de lo más interesante de la escena.

Otra de las canciones más interesantes de la producción, una balada bellísima de casi seis minutos, es "Walking Lightly". Se trata de un tema que mezcla un órgano de iglesia con unos sonidos más selváticos y una guitarra acústica única. Todo metido en una batidora junto a otros pequeños detalles un tanto espaciales. El resultado es espectacular. Una canción lenta, pero groovera al mismo tiempo. Eso hay que debérselo a Elias.

"Head First" es un poco más oscura, más desgarrada y con sonidos un tanto más terroríficos, con "Baton" logró un tema constante, de sonido hipnotizante y "After All Is Said and Done", canción que fue elegida para cerrar la producción, otra balada tranquila que tomé como una especie de despedida no solo por su nombre, sino también por su sonido.

8/10

Uno de los inconvenientes más importantes que tenía Junip era superar la primera producción que, la realidad, es magnífica. Tengo que decir que, aunque no lo esperaba, lo lograron y el disco homónimo es un álbum genial, que se puede escuchar en todo momento y con unas melodías voladoras preciosas y canciones que emocionarán a más de uno.

Fecha de lanzamiento: 22/04/2013
Discográfica: City Slang, Mute
Compra el disco: Amazon
Canciones destacadas: "Suddenly", "Your Life Your Call", "Baton"