El videoclip de "Ashes in the air" es la prueba audiovisual de la colaboración entre The Flaming Lips y Bon Iver para el disco publicado el año pasado, The Flaming Lips And Heady Fwends. El vídeo debería haber sido estrenado las pasadas navidades, pero ni la estética ni la temática parecían las más convenientes unas fechas tan señaladas. Wayne Coyne vuelve a ponerse macabro y sangriento en un videoclip protagonizado por un astronauta con un ojo gigante por cabeza. Un peculiar lanzamiento que promociona un álbum del año pasado cuando el 16 de abril sale a la venta The Terror, el nuevo disco de The Flaming Lips.

videoclip de Ashes in the air

La música de Wayne Coyne vuelve contrastar con las imágenes de sus trabajos audiovisuales: unas melodías suaves y atmosféricas en "Ashes in the air", acompañadas por unas imágenes sangrientas y psicodélicas. El vídeo muestra a un astronauta alunizando en lo que parece nuestro planeta. El protagonista viene acompañado por una especie de bebé con cara de señor y barba; con él en brazos, deambula por un paisaje postapocalíptico, donde el ser humano parece haber retrocedido a la edad de piedra y estar siendo asolado por algún tipo de mal o enfermedad.

Spoiler: el astronauta regresa a su nave espacial. El final es, sin duda, la parte más desagradable del videoclip -muy al estilo Peter Jackson-, así que, no os destripo la sorpresa.

The Flaming Lips es una de las bandas más infravaloradas de los últimos años, por eso nunca es tarde para descubrirla. Su último disco, The Terror, es uno de sus trabajos más oscuros, definido por el propio grupo como un disco sombrío e inquietante. No hay canciones psicodélicas y alegres, más bien canciones pesadas y angustiosas. Podéis escucharlo antes de su lanzamiento en Spotify.