Es difícil encajar un golpe como el que propinó sobre la mesa la promotora Live4Aor. Cuesta asimilar que un pequeño grupo de fans que trabaja para los propios fans, como ellos mismos anunciaron en sus inicios, consiga resultados así de profesionales, tanto o más que los de los viejos zorros del mundillo. El riesgo de traer a España a una banda como Eclipse, que pisaban la península por primera vez con no demasiada experiencia en directo, era alto, y tanto ellos como el público éramos conscientes de ello. Sin embargo, cuando las cosas se hacen con cariño, empeño y amor al arte, salen a pedir de boca, como intentaré retratar en esta crónica de Eclipse en Madrid.

cronica de eclipse en madrid

No puedo decir nada de Strangers, la banda telonera, ya que lo temprano de la hora de apertura me impidió disfrutarles, pero sobre organización y protagonistas hay mucho que halagar. He disfrutado en la sala Rock Kitchen de bandas como H.E.A.T., Reckless Love o Bonfire, y el sonido siempre ha sido un tanto irregular, pero la gente de Live4Aor se merece toda nuestra confianza, y una vez uno se mezclaba entre la multitud de camisetas ochenteras, peinados cardados y muchos más jóvenes de lo esperado, se siente como en casa. Sonaban bandas como Harem Scarem, Tallisman y H.E.A.T, y a las 21:30 clavadas, como se había anunciado, las luces se apagaron.

DSC_0209Los suecos salieron a matar. "After The End Of The World" en clave heavy metalera y "Hometown Calling" sirvieron para que el bueno de Erik se metiera al público en el bolsillo sin efectismo ni espectáculo exagerado. La banda era un cañón y el sonido apenas estaba emborronado, cosa poco habitual. La mayor parte del público, alrededor de unas trescientas personas, coreó ambos temas como si fueran clásicos del heavy rock de toda la vida. Para "To Mend A Broken Heart" el sonido ya era cristalino, con un teclado muy presente, Erik clavando cada nota y un Magnus desmelenado que no dejó de reírse y posar durante todo el show. El recital iba sobre ruedas a tres canciones del inicio.

Durante "Wylde One", Erik, que hasta entonces parecía estar un tanto falto de cualidades de front-man, se deshizo de ataduras y jugó a cantar con el público, haciendo a los presentes vociferar un "hey motherfucker" que consiguió sonrisas y réplicas por doquier. Entonces, con un sonido nítido como cristaleras abrillantadas, el concierto avanzó a pasos agigantados. Un interludio en forma de medio tiempo como fue "A Bitter Taste", una canción que mejora muchísimo en directo, y tras un brevísimo solo de guitarra de Magnus, una nueva avalancha de heavy melódico arrasó con todo. "Bleed And Scream", "Ain't Dead Yet" y "S.O.S", de Bleed And Scream fueron de las más coreadas, siendo la efusividad del público la prueba de que el gran reclamo del grupo es su tremendo álbum de 2012.

Cierto que Erik no dejaba de sonreír y clavar cada estrofa de estudio, pero no perdí cierta sensación de falta de tablas. El peso de los hechos me da la razón, Eclipse no es una banda de grandes giras y ofrecen pocos conciertos al año. Y aun así, el vocalista-multi-instrumentista-compositor asombraba al público con su apariencia juvenil, su feliz carisma y asombrosas cualidades vocales. Con un batería tan bestia, y el buen hacer de Magnus a la guitarra, temas tan geniales como "Wake Me Up" o la preciosa "About To Break", que siguieron a otro breve y justo solo de batería -ya podían aprender algunos- iban sobrados para hacer las delicias del público.

Eclipse-Madrid-foto-Fran_Cea-09Tras una también breve despedida, Erik volvía preguntado si estábamos preparados para algo más de rock. Los primeros 75 minutos habían pasado volando, y los presentes estaban tan encantados que la réplica fue ensordecedora. "Under The Gun" nos hizo recordar por qué amamos el heavy clásico con su ritmo ametrallador, pero fue "One Love", de su proyecto paralelo W.E.T. la que nos volvió locos. Dudo que quedara un alma con la boca cerrada durante su interpretación, con un Erik que cumplió muy bien en sustitución de Jeff Scott Soto. Uno de los mejores temas melódicos de la pasada década, que junto con "Breaking My Heart Again", sirvieron para dejarnos ganas de sacarles a hombros de la sala.

Un estupendo sonido en un emplazamiento que no suele funcionar tan bien, un estupendo ambiente y una banda que salió por la puerta grande. Una difícil apuesta por parte de la promotora que recibió un gran apoyo de los amantes de un género en extinción. Se respiraba el cariño y el amor por el hard rock, además de verse en la estética de muchos asistentes, y se sintió el aprecio de la banda por la entrega del público, quienes se hartaron de firmar discos y fotografiarse con todo el que quiso al finalizar el show. Una noche para recordar.

Setlist de Eclipse

  1. After The End Of The World
  2. Hometown Calling
  3. To Mend A Broken Heart
  4. Wylde One
  5. Battlegrounds
  6. A Bitter Taste
  7. Solo de guitarra
  8. Bleed And Scream
  9. Ain't Dead Yet
  10. S.O.S
  11. Unbreakable
  12. Hard Time Loving You
  13. Solo de batería
  14. The Unspoken Heroes
  15. About to Break
  16. Wake Me Up
    Bis:
  17. Under the gun
  18. One love
  19. Breaking My Heart Again

Fotografías de Fran Cea y Raúl Beckham.