Trato de escuchar nuevas agrupaciones siempre que puedo. Si bien la mayoría de las veces termino terriblemente deprimido porque lo único que surgen son agrupaciones que no hacen más que copiar a productos establecidos, también termino con una felicidad inmensa cuando veo que apareció alguna agrupación o solista que tiene grandes posibilidades de triunfar y que presenta un sonido innovador y con características interesantes. No pasa seguido, pero pasa. Hoy, en la sección Debes escuchar de Cuchara Sónica me encargaré de hablarles de Splashh.

Splashh

La agrupación viene directamente desde Hackney, Londres (¿de dónde más podían venir?) y está integrada por Toto Vivian en la voz y guitarra, Sasha Carlson en la segunda guitarra, Thomas Beal en el bajo y Jacob Moore en la batería. Si quieren que se los describa, son los clásicos altaneros despreocupados adolescentes que andan por las calles de Londres buscando fiestas y disfrutando de la buena música de la ciudad con el mejor rock.

En un primer momento la banda sonará a la clásica garage con sonidos estrambóticos y una distorsión un tanto histriónica, pero no son solo eso. La banda logra un ambiente gracias a su sonido hiptonizador que no cualquier agrupación logra. Como si fuera poco, no tienen preocupación en lanzar las cosas crudas. Arrancaron en febrero del año pasado y ya lanzaron muchísimo y tienen programado su primer LP para el 3 de junio.

Como sucede en la mayoría de los casos de esas agrupaciones que surgen de la nada y se empiezan a viralizar a través no solo de Internet sino también del boca en boca, los primeros tracks fueron todos grabados en una pequeña habitación de Hackeney gracias a uno que otro instrumento, una computadora y una gran capacidad de los integrantes de la banda a la hora de hacer los arreglos (por más que todo sea muy crudo se pueden escuchar cosas muy interesantes).

El sonido de Splashh tiene mucho de garage, algo de grunge, distorsión y, curiosamente ya que vienen de una ciudad donde el mar es simplemente una utopía lejana, algo de surf. Su sonido tranquilamente podría venir de una cultura más californiana, aunque su acento lo niegue de manera contundente.

Tiene un sonido que se acerca a agrupaciones como The Vaccines, Yuck y History of Apple Pie, todas bandas relativamente novedosas con sonidos frescos. Nunca se sabe lo que pasará en el futuro con este tipo de bandas, pero promete y tendremos más novedades en los próximos meses, cuando presenten su primera producción.