Da la impresión de que, de una forma u otra, a los de Seattle no les va a dejar de perseguir el fantasma del difunto y querido Layne Staley. Según se puede leer en Seattle Post-Intelligencer, la madre del inimitable vocalista ha interpuesto una demanda a Alice In Chains, reclamándoles beneficios correspondientes a su malogrado hijo.

Lollapalooza 1993: Alice in Chains

La madre de Layne, Nancy McCallum, reclama a los miembros supervivientes del grupo la mitad del dinero que le correspondía a Staley -aproximadamente el 16% de los beneficios de la banda. El abogado de Jerry Cantrell y Sean Kinney ya le dijo a McCallum el pasado septiembre que el acuerdo de reparto de beneficios que había disfrutado durante diez años tras la muerte de su hijo, había llegado a su fin. El abogado del grupo también alegó que McCallum había intentado registrar por su parte el nombre de Alice In Chains.

Desde mi total desconocimiento acerca de los acuerdos a los que llegara la banda con la familia del fallecido cantante, interpreto los hechos como desconcertantes, aunque preferiría apoyar a la banda. Los miembros Alice In Chains afirman que los herederos de Staley recibirán beneficios por las canciones escritas o co-escritas por Layne, no así su progenitora. No es un caso demasiado poco común en la música, y es fácil de interpretar como una maniobra para obtener dinero "porque sí". Según parece, la banda ha cumplido su parte, pagándole beneficios a la madre de Staley durante años, y la reciente maniobra que ésta ha intentado realizar con el nombre de la banda, aparenta ser un movimiento desesperado que no va a llegar a buen puerto.

Alice In Chains se encuentran en estupendo momento creativo, realizando grandes giras y a punto de lanzar un promocionado álbum que pinta muy bien. Dudo mucho que Cantrell y compañía se arriesgaran a ensuciar su imagen ante los fans sin tener la certeza de la razón frente a la madre de Layne. El grupo ya ha pasado momentos difíciles sufriendo el rechazo de los fans ante su continuidad sin el querido vocalista. Sin embargo, su Black Gives Way to Blue junto con sus grandes presentaciones en vivo, ayudó a la reconciliación con el resto de miembros y su nueva música. Cantrell, muy cercano amigo del vocalista, jamás arriesgaría su legado de esta forma, por lo que deduzco -sin tener idea alguna de leyes- que la demanda de Nancy McCallum llegue a buen puerto.

Como lo que nos interesa es la música, presuponemos que los problemas legales entre ambas partes no retrasarán la salida de The Devil Put Dinonsaurs Here, ya que no se ha hecho ninguna alusión a ello. El nuevo álbum de Alice In Chains saldrá a la venta el próximo 28 de mayo, y promete ser uno de los lanzamientos metálicos del año.