Lo mejor que pudo hacer esta especie de banda tributo a Thin Lizzy -sin Phill Lynott, no eran Thin Lizzy- es, efectivamente, cambiar de nombre. La agrupación, con Scott Gorham, Darren Wharton a los teclados -de la última época con Lynott- y poco más de la formación original, llevaba desde 1996 girando bajo el nombre de Thin Lizzy interpretando sus clásicos, algo similar a unos Whitesnake sin Coverdale (ni por asomo, ¿verdad?). Tuvieron que pasar 16 años para que el grupo, que por cierto, recibía buenas críticas en directo, decidiera grabar nuevo álbum y cambiar su nombre para ello. Sólo faltaba escuchar alguna nueva canción de Black Star Riders, y en pocos días nos han caído dos.

nueva cancion de black star riders

Con un vocalista muy similar al recordado Lynott, Ricky Warwick, Marco Mendoza al bajo, Brian Downey a la batería -miembro original re-incorporado en 2012- y Damon Johnson a la segunda guitarra, han grabado su álbum debut bajo el nombre de Black Star Riders con el productor Kevin Shirley (Iron Maiden, Joe Bonamassa, Dream Theater y un sinfín más) a lo largo de enero de 2013. Compuestas por Johnson y Warwick, Gorham presenta las canciones como imposibles de sonar a Lizzy sin Phill. Sin embargo Johnson y Warwick indican que son puro Thin Lizzy. Un servidor, tras escuchar los dos temas que han publicado en la red, se inclina tanto hacia Gorham como hacia los artífices de los temas.

"Kingdoms Of The Lost"

"Kingdoms Of The Lost" es la encargada de abrir el disco. No me ha terminado de llenar. Suena a rock clásico y setentero, con las guitarras dobladas en las que los Lizzy fueron pioneros. Warwick tiene un timbre muy parecido al de Phill, es innegable, y ante las guitarras dobladas poco tengo que decir. Me sobra, eso sí, la melodía principal de aires irlandeses, fácil de corear en tabernas tras varios litros de cerveza corriendo por las venas. Una melodía que hemos escuchado muchas otras veces en otros grupos y géneros. La producción es exquisita, entre lo actual y lo analógico, con cierto ruido que recuerda a grandes discos de la banda como Jailbreak, pero falta algo de rock y sobra folk, para mi gusto.

"Bound For Glory"

"Bound For Glory", por el contrario, es el típico tema Thin Lizzy actualizado a nuestros tiempos. La profundidad de las guitarras es exquisita, con mucho cuerpo. Las melodías vocales parecen obra del mismísimo Lynott, y el estribillo es tan clásicamente redondo que por unos instantes nos permitimos olvidar al maestro. Guitarras dobladas por doquier, fraseos, florituras y puro rock n' roll old-school. Me ha gustado tanto este tema que si todo el disco está tan inspirado, va directo a mis favoritos del año.

Existen algunos prejuicios inevitables al inicio de la escucha, y es que sonar tan a Thin Lizzy sin el propio Lynnot, es algo difícil de interpretar. Espero que se cure con las escuchas, pero poco tendremos que esperar para disfrutarlo al completo, ya que All Hell Breaks Loose sale a la venta el 21 de mayo en Japón, el 27 en el Reino Unido y el 28 en los Estados Unidos a través de Nuclear Blast Records. Quedan horas para salir de duda.