El cambio de nombre fue una maniobra honesta que gustó a los fans de Thin Lizzy, un gesto de Scott Gorham, el único miembro original restante, que calmó la ira de los fans. En cambio, grabar un nuevo álbum siguiendo estrictamente los patrones de obras como Jailbreak resulta una maniobra algo incoherente: cambiamos el nombre de la banda cuyo alma falleció para, con nueva identidad, grabar nuevas canciones que emulan el estilo de las obras originales de Phil Lynott. Y la verdad, una vez escuchado el disco completo, como se podía intuir tras los adelantos, puedo afirmar en esta reseña de All Hell Breaks Loose de Black Star Riders que el trabajo funciona sólo en parte.

reseña de all hell breaks loose

Vaya por delante que no debería haber mayor razón a estas alturas que la presencia de Gorham para relacionar al grupo banda con Thin Lizzy. Desde que Brian Downey abandonara el conjunto, la formación actual con Ricky Warwick a las voces, Damon Johnson a la guitarra, Marco Mendoza al bajo y Jimmy DeGrasso a la batería, viene a ser la de un "supergrupo" de los de toda la vida. Sin embargo, el haber girado como Thin Lizzy a las órdenes de Scott Gorham les ha llevado a emular a la legendaria banda 039philirlandesa, grabando un álbum lleno de patrones Lizzy, con un Warwick que imita sobremanera a Phil Lynott y con ingente cantidad de guitarras dobladas. Muchas melodías de taberna irlandesa y un poso clásico que da gusto escuchar, obra del productor Kevin Shirley. Sin embargo, una sensación extraña no deja de rondar al oyente, pues las constantes y desacomplejadas interpretaciones del sonido Lizzy pueden resultar frías como la estatua de Phil Lynott al tacto.

Si bien estamos ante un trabajo bien construido, de divertido desarrollo y de calidad media notable, las reproducciones -que no guiños, tributos o referencias- de las composiciones de Thin Lizzy resultan reiterativamente cansinas. El álbum, compuesto de piezas totalmente “nuevas” provoca en el oyente un sentimiento típico de “esto ya lo he oído antes”. Y que no se me entienda mal, pues cual fan de Thin Lizzy me resulta complicado no sonreír al escuchar canciones como “Bound For Glory” o la irlandesa “Bloodshots”, de deliciosas guitarras dobladas y emotivo estribillo. Me dejo llevar por una algo más llamativa “Kissin’ The Ground”, ciertamente modernizada por el proceso de producción, y si me esfuerzo en abstraerme lejos del contexto, siento emoción y goce al escuchar las deliciosas “Hey Judas” y “Someday Salvation”, que emulan a la perfección lo que un día fueron pioneras líneas de guitarras. Además, me quito el sombrero en provecho de los sobresalientes solos de guitarra, bellos, cortos y directos.

Pero ahí están los claros ejemplos de “Before The War”, con un Warwick exagerado en su imitación de Lynott, o los riffes de “Hoodoo Voodoo”, la que alberga, además de un estribillo que no me dice nada, unas recitaciones vocales hechas desde el esófago al más puro estilo de ya sabéis quien. Entonces, dudo de si componer bajo unas reglas tan estrictas y únicas les ha supuesto una facilidad para avanzar o un obstáculo real. Me pregunto qué habría salido de este gran equipo si hubieran dejado fluir su creatividad para componer canciones originales -pero de verdad. Quizás haya sido así. Puede ser que este trabajo sea un producto espontáneo y yo un paranoico que relaciona a los Black Star Riders con Thin Lizzy por pura obsesión, quién sabe.

7/10

No deja de ser éste, ante todo, un disco entretenido lleno de rock n’ roll de otra época. Parecen cortes de una buena banda que jamás asomará su talento más allá de las salas de barrio, de las de suelo rehogado en cerveza. La producción es muy buena, también hay que decirlo, y sin el querido fantasma de Phil Lynott presente, que lo está, amén de esa constante sensación de déjà vu, estas once canciones estarían algo más valoradas en el panorama musical y yo las recomendaría con mucha más avidez. Sin embargo, cuando tenemos a mano un Black Rose, un Chinatown o el legendario Jailbreak, los atractivos de este All Hell Breaks Loose son su sonido modernizado y el hecho de escuchar lo que podría haber sido perfectamente una continuación de la carrera de los Lizzy, para bien o para mal. Mantiene el espíritu de una de las más grandes bandas del rock n’ roll muy vivo, casi tangible, y sólo por eso, merece el beneficio de la duda -y una escucha.

De lo que no me cabe duda es de lo divertido que tiene que ser verlos en directo, combinando estas nuevas canciones con los clásicos de Thin Lizzy. Son un gran conjunto de músicos que, comandados por un Scott Gorham repleto de experiencia, pueden conseguir muchas cosas. Y por lo visto, Thin Lizzy seguirán existiendo esporádicamente, según declaraciones de Gorham, situando a Black Star Riders como su banda principal, que funcionará “a tiempo completo”. Por supuesto, seguirán realizando extensas giras bajo su nuevo nombre, y por lo que dicen, merece mucho la pena verlos. Permaneceremos atentos a posibles fechas en España o Sudamérica.

Fecha de lanzamiento: 21/05/2013
Discográfica: Nuclear Blast Records
Compra el disco: Amazon
Tres canciones destacadas: “Bound For Glory”, “Bloodshots”, “Kissin' The Ground”

Escucha All Hell Breaks Loose en Grooveshark:
Black Star Riders - All Hell Breaks Loose by Edgar Corleone on Grooveshark

Escucha All Hell Breaks Loose en Spotify: