¿Qué hacer en una escena musical –o mejor dicho, industria- donde las bandas están demostrando dos tendencias antagónicas pero que, en cierto sentido, se acoplan? ¿Sumarse a la movida de los sintetizadores? ¿O abogar por un regreso a las raíces? Para una banda como Queens of the Stone Age, la primera opción ni siquiera estuvo sobre la mesa. Tal como habíamos pensado escuchando los primeros adelantos, la banda capitaneada por Josh Homme regresa con …Like Clockwork a un rock más visceral, confesional, pero no por ello menos potente. El tentado regreso a las épocas de Rated R o Songs for the Deaf se confirma en algunas canciones de este nuevo LP, donde la banda se mueve más allá de Era Vulgaris para entregar una colección de canciones íntimas, ominosas y arrolladoras. Esta es nuestra reseña de …Like Clockwork, el último disco de Queens of the Stone Age.

Queens of the Stone Age Like Clockwork

Para la banda, …Like Clockwork es un disco importante. Para los fanáticos, también. Hace seis años que el grupo no sacaba un disco, y lamentablemente, en comparación con sus elepés anteriores, Era Vulgaris dejó que desear, dentro de sus capacidades. Por otro lado, en el interín, los miembros del grupo se dedicaron a proyectos variados, mientras que en el disco se pueden escuchar tres bateristas diferentes –el original Joey Castillo, que ya no forma parte del grupo, Dave Grohl, que se sumó para algunas canciones, y el ex Mars Volta Jon Theodore, el reemplazo a tiempo completo como baterista y que aporta un volumen considerable-. Más allá de esos cambios, el lineup se mantiene con Homme en guitarra y voces, Troy Van Leeuwen en guitarra, Dean Fertita en guitarra y teclados, y Michael Shuman en bajo.

Al ser un disco tan esperado, por supuesto, las expectativas son gigantes. Esto también se acopla con la estrategia de presentación de la banda, que optó por enviar diferentes misivas a varios medios de comunicación tentando a sus fans con cuestiones como el nombre del disco. Enigmáticos pero también generosos, los Queens of the Stone Age interpretaron muchas de estas canciones en vivo y ya pudimos escuchar un par de adelantos. Además, la importante lista de colaboradores de la banda también generó un revuelo, con nombres tan disímiles como Alex Turner, Mark Lanegan, Elton John, Trent Reznor y Jake Shears. Nuestras impresiones fueron buenas, pero tendremos que posicionar a este disco ligeramente por encima de Era Vulgaris, pero no al mismo nivel que esfuerzos anteriores. Sin más, comenzamos con nuestra reseña de …Like Clockwork.

El disco comienza con “Keep Your Eyes Peeled”, nos encontramos con la marca registrada de la banda, una oscuridad atractiva, ese sentimiento ominoso y pesado del rock, pero con una producción prolija e impecable. El tema del comienzo es particularmente lento para un disco tan esperado como este, donde esperábamos, quizás, que tiraran la casa por la ventana en un primer intento y dejaran los temas más lentos para el final. Los fraseos oscuros que acompañan la desgarrada y desgarradora voz de Homme son interesantes, así como también el puente. En esta canción, de forma muy sutil, escuchamos de fondo la colaboración de Shears, el ex Scissor Sisters.

Con “I Sat By The Ocean”, nos encontramos con una canción un poco más entretenida –lo que no quiere decir que la anterior sea mala- con unos deliciosos y distorsionados fraseos de guitarra, y que recuerda perfectamente a canciones de Rated R. ya habíamos anticipado un regreso a la raíces, pero nos encontramos aquí con algo diferente, una madurez inusitada que no se había podido escuchar, al menos líricamente, en discos anteriores. Esta es una de las canciones más sólidas del disco, y es bueno que se encuentre en esta posición. Está destinada a ser un sencillo arrasador importante pura y simplemente por esas guitarras que hipnotizan.

“The Vampyre of Time and Memory” es el tercer track, y notamos que la melancolía será una temática importante para …Like Clockwork. Homme se muestra más nostálgico que nunca, acompañado durante los primeros momentos de la canción únicamente por un piano, apesadumbrado por el tiempo, hasta que empieza a sonar la batería y también lo que será el esqueleto fuerte del disco, unos punteos sentimentales que no pierden el poderío en ningún momento. Se puede tener fuerza de introspección así como también potencial incendiario en las seis cuerdas, esto es lo que intentan demostrar los Queens of the Stone Age.

Hay que destacar, antes que nada, el trabajo de guitarras de “If I Had a Tail”, donde las vocales de Homme además adquieren un tono más duro, más distanciado, más rocker, por así decirlo. Esto se ejemplifica perfectamente en la animalada del estribillo, que al mismo tiempo tampoco pierde la elegancia. Si prestamos mucha atención, no nos vamos a perder las colaboraciones de Alex Turner y el legendario Mark Lanegan, así como también Nick Oliveri. La quinta canción del disco, exactamente a la mitad, es el primer adelanto que pudimos escuchar, “My God is the Sun”, que en su primer momento describimos como “tierna” para ser uno de los primeros adelantos, pero ahora en comparación con las cuatro canciones anteriores resiste muy bien. Las guitarras rabiosas, los lamentos de Homme, componen un excelente primer sencillo y uno de los tracks destacados de …Like Clockwork.

“Kalopsia” cuenta con la intervención de Trent Reznor y es una buena canción para él. Con un comienzo tranquilo, pronto escala con guitarras distorsionadas y explosivas, con un estribillo que no tiene desperdicio. La forma de manejar los tiempos y los climas de la canción es excelente, y también tiene que ser remarcada como uno de los puntos altos del elepé. A mitad del disco, el tema va escalando para quitarse ese comienzo tímido y adormecido. Para “Fairweather Friends”, de nuevo tenemos un comienzo relativamente tranquilo donde vale la pena destacar el trabajo de Grohl en batería para poder crear una atmósfera muy particular que juega con las guitarras. La voz de Homme cuando se lamenta y aúlla lentamente “is there anyone out there?” se enrosca y se revuelve sobre sentimientos pasados, para ir elevándose. Y en esta canción, también si prestamos atención, está Elton John.

En “Smooth Sailing”, los fraseos diabólicos y bluseros de la guitarra son el punto destacado, que nos van a estar teniendo moviendo la cabeza en poco tiempo. Así como “I Sat By The Ocean”, esta canción tiene todo el potencial para ser un éxito supremo, a base de sus guitarras y el prometedor cántico de Homme que nos promete que todo estará bien de ahora en adelante. Aquí también la sección rítmica destaca, pero es importante poner en la palestra el tratamiento que las guitarras rabiosas le otorgan a la canción. Con “I Appear Missing”, también otros de los adelantos del disco, nos acercamos al final. Los punteos siniestros son casi tan tenebrosos como el video animado de la canción. De nuevo, nos encontramos con esta lírica potente en la que Homme canta “shock me awake, tear me apart”.

El disco cierra con una canción homónima, “…Like Clockwork”, donde todo el concepto que se persigue en el disco parece cerrar. De nuevo, tenemos un comienzo en el que Homme afina la voz acompañado únicamente por un piano que nos hace pensar que habría sido ideal para acompañar con Sir Elton. Luego de insertar una tranquila guitarra acústica, pronto se incorporan otros elementos como la batería y una guitarra distorsionada que siempre se mantienen en el reino de lo sutil. También incorporan algunos arreglos poco convencionales para la banda, pero que resultan muy interesantes para darle una tonalidad y un volumen diferente.

…Like Clockwork no es el disco que estábamos esperando después de seis años de ausencia. La banda se nota mucho más melancólica, más tranquila. Quizás no sean tan incendiarios como en su juventud, y quizás no podamos decir que este es uno de sus mejores trabajos –ciertamente, no lo es- pero es un disco bien trabajado, con una madurez que no se puede escuchar en sus esfuerzos anteriores, y un trabajo de producción, a cargo de Homme y el resto de la banda, que tiene que ser laudado por detallista y perfeccionista. Las canciones que quizás tiran un poco abajo al disco en términos de ritmo terminan siendo salvadas por algunos verdaderos himnos como “My God is The Sun” y “Smooth Sailing”, junto con otros esfuerzos destacados como “I Sat By The Sea”, “Fairweather Friends” y la genial “I Appear Missing”.

7/10

En este elepé, además, la banda opta por una lírica de la melancolía y la nostalgia, que se acompaña a su vez por música sombría y oscura. Como no podía ser de otra forma, este disco se construye sobre un esqueleto de guitarras que danzan, coquetean, se golpean de bruces entre ellas y se abalanzan de mil maneras diferentes sobre el escucha. A pesar del uso de tres baterías diferentes, el concepto sigue siendo el mismo. Nuestra reseña de …Like Clockwork tiene que terminar del lado positivo, aunque nos deja con un gusto de “podría haber sido más” innegable, que esperamos que pueda ser paliado en el próximo LP.

Fecha de lanzamiento: 3/06/2013
Discográfica: Matador Records
Compra el disco: en iTunes
Tres canciones destacadas: “I Sat By The Sea”, “Smooth Sailing”, “Kalopsia”
Escucha el disco: en Grooveshark

Like Clockwork by Bárbara M on Grooveshark