No me esperaba esta decepción. Aun habiendo dudado de Mustaine a raíz de los adelantos colgados en la red, recordemos, una de cal y otra de arena, confiaba en Megadeth y el aval que supone su reciente currículo. El buen hacer de la banda desde su regreso con The System Has Failed, aun con Th1rt3en un escalón por debajo de sus predecesores, y la decente "Kingmaker" mantuvieron mis expectativas por encima del nivel del mar. En cambio, como comentaré en esta reseña de Super Collider, gran cantidad de escuchas de este nuevo álbum han hundido mis esperanzas de disfrutar otro buen disco en una fosa.

reseña de super collider

Hay algo en Super Collider que me ha inspirado buena cantidad de re-escuchas: el puro desconcierto ante su contenido. Imagino que algo parecido ocurrió en su día con el decepcionante Risk, y es que en algunos tramos es muy difícil reconocer a los Megadeth de siempre tras el telón. No sólo es la homónima "Super Collider" la que despunta como pieza mainstream disfuncional, no. Sus aires comerciales, paso lento y una melodía que para nada encaja en la voz de Mustaine se dan también en "Off The Edge". Temas como este último o "Beginning Of Sorrow" están exentos de toda esencia thrash. Olvidaos de veloces riffs , olvidaos de la agresividad y olvidaos de la mala hostia. Y por si la música no convence, tampoco depositéis esperanza en las letras. Entre temas juveniles y rimas un tanto humorísticas sobre esa base instrumental tan sencilla -hablando de quien hablamos-, más propia del estilo de bandas primerizas o de otra época, la escucha de Super Collider decepciona a la primera.

Hay cierto rastro de la complejidad y técnica de los mejores Megadeth en apenas dos cortes -resquicios, más bien-. Me han llegado a gustar "Dance In The Rain" por los increíbles fraseos de su parte final , y si acaso "Don't Turn Your Back On Me", con un potente riff que da imagen de ser una esporádica buena idea de Mustaine rellena de metal adolescente en su estribillo. Estas dos se añadan positivamente a la que en principio fue un adelanto prometedor, la inicial "Kingmaker". El resto de canciones se componen de algún decente riff, una decente melodía vocal de Mustaine o puntuales solos de guitarra del genial Chris Broderick. Gotas de agua en un mar demasiado dulce.

Tan variado es el disco que no encuentro por dónde cogerlo. Escuchar Super Collider ininterrumpidamente es, efectivamente, desconcertante. Uno de los temas más comerciales de Megadeth, vapuleado en su día por sus más metaleros fans -y que a mí, personalmente, me gusta bastante- es "Trust", aunque también, para esta comparación, nos sirve alguna pieza como "A Tout Le Monde". Cualquier ejemplo de esa cara sentimental y melódica de Megadeth me parece lejano a lo que es en este disco "Forget To Remember", una pieza de moderno metal melódico, prácticamente hard rock. Para mí, que tengo un abanico de gustos bastante extenso, no está mal, pero ni es lo que espero de Megadeth a estas alturas, ni me encaja en un álbum que contiene crudo heavy metal -"Built For War"-, retazos de thrash -"Kingmaker"-, aburridos cócteles de metal melódico -"Beginning Of Sorrow" o "The Blackest Crow"- e incluso una versión de Thin Lizzy -"Cold Sweat"- que para nada me ha convencido. Una exagerada cantidad de giros a la que el oyente no termina de acostumbrarse.

No suena mal si hablamos de aspectos estrictamente técnicos. Hay algo en la producción de Johnny K que recuerda a los inicios del género, con guitarras muy distorsionadas, sucias, y una base rítmica de David Ellefson y Shawn Drover poco cristalina. Como ejercicio retro y crudista, dándole un toque callejero y "macarra" al álbum, no está mal. Si las canciones estuvieran al nivel de seriedad y madurez que Megadeth han alcanzado en un pasado para nada lejano, hablaríamos de calidad, pero dado el nivel medio de las canciones, la producción no las hace brillar.

4/10

Cualquiera diría que Mustaine está volviendo a cometer errores del pasado. Estos giros estilísticos en todas direcciones y en ninguna en concreto, no se le dan bien. Tampoco hablamos de complejas y trabajadas composiciones, sino de todo lo contrario. Percibo estas piezas como grandes conjuntos de retales de mercadillo cosidos con hilos de colores elegidos al azar. Y las letras... ay, las letras. Un tipo como Mustaine, de 51 años, que ha escrito letras como las de "Holy Wars", nos entrega en su décimo cuarto álbum de estudio piezas como la siguiente:

You called down the thunder
Truly now there’s no way out
Nothing’s gonna stop me
Until then, better watch your back!
("Built for War")

Decepcionante y olvidable trabajo de Megadeth. Sinceramente, espero que no incluyan demasiados cortes en su repertorio para sus directos, donde en lo que a mí respecta, siempre han cumplido. En España estamos a punto de comprobar si en directo siguen dando la talla. Por Sudamérica pasarán más tarde.

¿Qué os ha parecido a vosotros este nuevo álbum de Megadeth? ¿Soy el único decepcionado?

Fecha de lanzamiento: 21/05/2013
Discográfica: Universal Music
Compra el disco: Amazon
Tres canciones destacadas: “Don't Turn Your Back On Me”, “Dance In The Rain”, “Kingsmaker”

Escucha Super Collider en Grooveshark:
Megadeth - Super Collider by Edgar Corleone on Grooveshark