La bellísima Victoria Christina Hesketh, más conocida en el ambiente musical como Little Boots, no es de esas que se hicieron famosas y quedaron en un primer disco. En realidad podría haber pasado, porque lo único que habíamos escuchado de ella hasta ahora era Hands, una producción que fue presentada en el 2009 y que tuvo un buzz espectacular. Sea como sea, la nueva producción, que lleva el nombre de Nocturnes. Hoy hablaré justamente de ello. Esta es la reseña del nuevo disco de Little Boots.

Little Boots - Nocturnes

La primera producción, si bien tenía mucho de electrónica, se trató de un álbum más popero en cambio el segundo es al revés. Little Boots se volvió más electrónico y usó más sintetizadores que elementos pop. Sea como sea, no hay que asustarse. Todavía tiene el sello de la muchacha rubia de Lancashire. Lo interesante de Nocturnes es que logra una mezcla perfecta entre la oscuridad que me gusta y logra tocarme en producciones electropops sin perder esa buena onda, movimiento y groove que también se necesita. Y cuando digo oscuro quiero que no se deje pasar, ya que la misma artista dijo que la producción mantendría los elementos que caracterizan a su música pero que sería notablemente "más profundo, menos luminoso y mágico". De hecho tomó mucha inspiración de la poesía de Edgar Allan Poe.

En enero de este año Hesketh confirmó que había terminado de grabar Nocturnes y usó las redes sociales como forma de hacer marketing. Para ello se hizo una cuenta de Instagram y fue allí donde publicó la portada de la producción y además reveló el título que terminó teniendo.

Hay varias canciones que, evidentemente y como pasa en toda producción, sobresalen musicalmente y nos levantan mucho más que el resto. Una de ellas es la primera, con la que abre el disco, que logra un ambiente espectacular y permite. Se trata de "Motorway", canción que empieza bien electrónico. Bien abajo, bien tranquilo, pero va subiendo y bajo el Meet me in the motorway, que se repite muchísimas veces, va creando un ambiente que mezcla el progresive con el pop. Esta oda al escape cierra con "all our friends left behind / they're not even on our mind". Parece que no es fácil vivir en lo profundo de Inglaterra.

Lo mejor de todo es que después de semejante opening uno pensaría que la cosa va a empezar a bajar, pero no, no es así. Le sigue "Confusion", otra de las grandes producciones de Nocturnes. Un tema que arranca como si fuese el de un remix de Jamie XX, pero que pronto la cosa cambia y llega la dulce voz de Victoria. Tema repetitivo, quizás uno de los más electrónicos de la producción, al menos electrónicos bien realizados, porque hay otros que no lo son tanto y tienen más un estilo más oscuro a propósito que recuerda a lo peor de Kraftwerk que no logra convencerme, como "Shake".

"Every Night I Say a Prayer", no solo desde el nombre sino también por su sonido y la manera en la que utiliza la voz la artista, parece un homenaje a Madonna, pero un homenaje de los buenos. Un tema progre que guarda un coro espectacular increíblemente ochentoso y glam.

Soy de los amantes del pop. Quizás por ese motivo la canción que más me gustó de Nocturnes fue "Crescendo", que si bien tiene mucho de electrónica y sintetizadores por donde se lo escuche (hay unos sonidos muy voladores que son geniales) es el track más pop, más pegadizo, bailable y, por decirlo de una manera un tanto extraña, lindo.

8/10

Hay mucho por descubrir en Nocturnes, que se trata de una producción que renueva por completo a Little Boots y nos demuestra que tiene todavía mucho por dar y no es una artista de una sola producción. Es quizás el disco electropop del año, aunque con la cantidad de artistas que no paran de producir este tipo de álbumes es complicado determinarlo. Bailable por donde se lo mire y con una lírica que, además, también deja un mensaje. No podemos pedir mucho más, realmente.

Fecha de lanzamiento: 05/05/2013
Discográfica: On Repeat
Compra el disco: Amazon
Canciones destacadas: "Motorway", "Confusion", "Crescendo"