The National es uno de los grupos más importantes de la escena alternativa actual, un lugar que reafirmaron con su anterior producción, y que seguramente confirmarán con su nuevo lanzamiento, editado justo el día de ayer, y en el que, si bien no ofrecen innovación ni una apuesta diferente, sí están presentes todos esos elementos que nos han hecho amar a la banda de Ohio desde su nacimiento a finales de la década pasada. Sin más, esta es la reseña de Trouble Will Find Me de The National.

Trouble-Will-Find-Me

Uno de las cosas de las que los detractores han acusado a la banda desde hace mucho tiempo es su incapacidad para tomar riesgos en cada nueva entrega, una culpa con la que nuevamente tendrán que cargar en este larga duración. Porque en Trouble WIll Find Me no hay innovación y más vale decirlo desde el principio. El álbum es oscuro, reflexivo, intenso y tan post-punk o barroco como cualquiera de sus producciones anteriores.

No obstante, hay una diferencia con su anterior entrega: en este trabajo la banda ha dejado un poco de lado la refinación sonora que trajo en High Violet, para retomar el sonido turbio y visceral de sus primeras producciones. Esto no significa que haya abandonado las orquestaciones, que todavía aparecen, aunque vienen mucho más camuflajeadas con el resto de las instrumentaciones.

Si con High Violet consiguieron dar el salto al estrellato gracias a su sonido expansivo y orquestal, este nuevo trabajo los ve dando un paso atrás, como si quisieran y necesitaran reflexionar sobre todo lo que les ha pasado, y para eso, no hubiera más que esconder las armas y descansar un rato. El álbum se presenta reflexivo, por momentos difícil de tragar, pero también tiene todos esos elementos que ya caracterizan al sonido de The National y que definitivamente encantarán a los que ya son fans del grupo.

La acción arranca tranquila con "I Should Live in Salt", un tema sostenido por la guitarra acústica, una firme batería y una frase repetida al infinito: "You should know me better than that (Deberías conocerme mejor que eso)". En "Demons" nuevamente aparece la frase repetitiva y la batería de confianza, aunque en este caso son las ya familiares trompetas las que cambian el tono de la melodía.

Es finalmente con "Don't Swallow The Cap" que el grupo levanta el ritmo para ofrecer una melodía pulsante y pegajosa que se contrapone a las siempre intensas letras de Matt Berninger, quien incluso se da oportunidad de mencionar a The Beatles y Nirvana en un tono ambivalente que roza en la ironía. Esta melodía es asimismo un buen ejemplo de la capacidad del grupo para trabajar con los mismos colores del pasado sin sonar repetitivo, y es que lo que es un hecho es que la banda conoce muy bien sus fortalezas y sabe utilizarlas.

"Fireproof" nos regresa brevemente a las aguas tranquilas en las que navega buena parte del álbum, trayendo consigo unos preciosos arreglos de cuerda que finalmente son discernibles entre el resto de las capas, a diferencia de los primeros temas. Aunque la melodía no parece concluir la misión, y la letra es un poco floja, debo agregar, sí tiene ese tono delicado y oscuramente romántico que define tan bien la música del grupo.

"Sea of Love" nos encuentra repitiendo el título del álbum al ritmo de coros grandilocuentes y una melodía que crece en intensidad, para dar paso a una de esas canciones que no sólo representan el sonido clásico de The National sino de los sencillos de The National, características que también poseen "Graceless" y "Humiliation", temas construidos asimismo con la paleta clásica del grupo.

Por otro lado, "I Need My Girl", "Pink Rabbits" y "Slipped" juegan discretas, la segunda contenida en percusiones y una guitarra amable que permite a Matt Berninger lucir su voz, indudablemente una protagonista de cabo a rabo en este álbum. En el plano tranquilo también juega "This Is the Last Time", que con todo y los punteos de guitarra no sobresale debido al ritmo monótono de la canción. Finalmente, por el lado de las baladas no tan buenas está también "Heavenfaced", una melodía que para Axel fue de las mas flojas, al menos por lo que nos contó en sus primeras impresiones del disco, aunque yo concuerdo. El álbum cierra con otra balada "Hard to Find", que nuevamente redondea esfuerzos a través de instrumentaciones contenidas y momentos in crescendo a través de metales, para dar un buen sabor final.

El álbum ciertamente carece de melodías demasiado rápidas, además de los sencillos, sin embargo, el tracklist fue muy cuidado por el grupo, de ahí que está bien balanceado entre los escasos temas rápidos y las baladas. Además, el grupo supo arreglarlo cuidadosamente para no perder esa fase orquestal que tanto presumieron en el anterior trabajo sin sacrificar el aura intimista que define a Trouble Will Find Me.

Aunque la placa contó con las colaboraciones de St. Vincent, Sharon Van Etten, Doveman, Sufjan Stevens, Nona Marie Invie de Dark Dark Dark y Richard Reed Parry de Arcade Fire, lo cierto es que estos invitados no rompen nunca con la vibra intimista y casi oculta de la producción, pues rara vez se dan a notar, quizá con la excepción de Annie Clark, pues su voz es inconfundible. Es importante señalar esto porque el álbum está compuesto alrededor de los talentos de Matt tanto como vocalista (su voz ha crecido notablemente en seguridad y rango) como letrista (esta vez la poesía ha crecido, y en algunos momentos no tiene buenos resultados, pero en general sus sombrías meditaciones van muy bien con la música y en algunos momentos alcanzan la genialidad); además de la habilidad percusiva de Bryan Devendorf.

No quiero decir con esto que los hermanos Dessner hayan desaparecido, pero el álbum está construido en tonos muy minimalistas y llenos de capas con fronteras delicadas y por momentos desdibujadas, de ahí que es necesario afinar el oído para poder descubrir todos sus secretos. The National ha reafirmado su sonido en este disco, y lo ha hecho luciendo sus mejores capacidades y desde una perspectiva tranquila, sin ánimos de protagonismo ni con ganas de ocupar los titulares, simplemente con la certeza de aquel que sabe que está haciendo lo que más le gusta, y con eso es suficiente.

8/10

Trouble Will Find Me no le ganará más seguidores al grupo, y tampoco será el hit que fue High Violet, pero en él encontramos a un grupo cómodo en su propia piel, seguro de sus talentos y con toda la energía de áquel que está en el lugar correcto. Es una declaración de principios, y en ese sentido es una magnifica declaración.

Fecha de lanzamiento: 21/05/2013
Discográfica: 4AD Records
Compra el disco: en su web.
Tres canciones destacadas: "Don't Swallow The Cap", “Graceless" y"Slipped".