Con una personalidad única e inventiva y una voz sumamente original y diferente, Björk se ha convertido con el paso de los años en una referencia en cuanto a innovación musical se refiere, aunque los resultados, debemos aceptarlo, no siempre son atractivos para el escucha común. Esto ha provocado que no haya puntos medios en cuanto a su música: o la amas o la odias. Más allá de esto, lo que es un hecho es que desde sus inicios como solista allá por 1992, la islandesa ha sabido renacer con cada producción, empujando las barreras de la creación y los shows en vivo a otro nivel. Por ello, y porque una carrera de más de dos décadas (tres si contamos sus intentos infantiles e inicios punk-pop) merece celebrarse, hoy hacemos un recorrido por las mejores canciones de Björk.

bjork

1. "Big Time Sensuality" (Debut)

Aunque Debut no fue el primer álbum de la islandesa, sí fue el que inauguró su etapa solista-adulta y el que nos la presentó al mundo. El álbum rescataba un poco esta vibra rock-pop bailable que la intérprete exploró en su trabajo con The Sugarcubes, pero también ofrecía influencias de electrónica, house, jazz y pop. Este tema en específico tiene una buena influencia del house y es grandilocuente y pegajoso, transmitiendo perfectamente esta idea de disfrutar de la vida y lo bonito de las relaciones amistosas que inspiró la letra. Es un gran ejemplo además de la primera Björk, la más accesible y, quizá, la favorita de muchos.

2. "Bachelorette" (Homogenic)

Una de las cosas que más se me quedó grabada, del documental que produjo la BBC sobre la grabación de este álbum, fue la parte en la que Bjork les pide a los violinistas y chelistas un sonido mucho más rosa y cinematográfico, tipo La novicia rebelde. Es esta explosión sonora, como si de un musical se tratara, que se siente en todos los arreglos orquestales del álbum, quizá uno de los más enfocados de la cantante y sin duda alguna mi favorito de ella. Bjork se concentró en los loops electrónicos y las cuerdas en este disco, lo que permitió que su voz sonara más pasional que de costumbre. En especial, esta melodía es de las que mejor captura los deseos de la islandesa para la producción, y tiene un dejo de oscuridad y profundidad que honestamente la hace muy difícil de olvidar.

3. "Hyperballad" (Post)

Si Debut fue la presentación de Bjork al mundo, Post fue la confirmación de su talento y la reafirmación del sonido que creó para su primer larga duración. La compositora nuevamente exploró aquí la veta electro-pop, aunque también se dio permiso para incorporar diversas influencias. "Hyperballad" trabaja de hecho con una electrónica muy básica de influencias disco que explota en los coros para invitar al baile sin cortapisas. Su coro no es pegajoso, sino lo que le sigue, lo que tal vez explica el que haya sido la melodía que más votos recibió en una encuesta organizada para decidir el tracklist de su Greatest Hits.

4. "I've Seen It All" (Selmasongs)

El debut oficial de Bjork en el cine no fue tranquilo, en buena medida debido a su personalidad entregada y perfeccionista, su falta de entrenamiento como actriz profesional y las peleas que finalmente tuvo con Lars von Trier, el director. No obstante, el soundtrack estuvo a la altura de su carrera principal, presentando arreglos de cuerdas y beats compuestos a partir de los sonidos de objetos cotidianos. Esta canción, escogida como primer single y con la que Bjork obtuvo una nominación al Oscar, reproduce la acción de la cinta a través de la utilización de loops inspirados en el sonido de un tren, utilizando asimismo cuerdas grandilocuentes y hasta un dueto con Thom Yorke para producir una bellísima melodía.

5. "Venus as a Boy" (Debut)

La melodía opera en un espectro avant-garde de bases electrónicas pero con una gran influencia hindú, notable no sólo en los instrumentos utilizados, sino en las cuerdas, que de hecho fueron grabadas en Bombay por Talvin Singh. La canción es de una ensoñación delicada y discretamente sensual, y es otro de esos temas que reflejan muy bien la capacidad de Björk para experimentar sin temores y con buenos resultados en sus mejores momentos.

6. "Who Is It" (Medúlla)

Para este conteo, traté de abarcar melodías de todas sus épocas, aunque voy a conceder que la tentación inicial me llevó a elegir mucho de sus primeras producciones (confieso que su música ya no me emocionó tanto después de Vespertine). El asunto es que Björk se ha puesto más densa con cada nueva producción, aunque no por ello deja de tener visos de genialidad como este tema, extraído de Medúlla, placa creada con la intención de explorar las posibilidades de la voz humana e instrumentos acústicos. No obstante, hay que decir que este tema es uno de los pocos que incorpora otros instrumentos, en este caso un bajo sintetizado.

7. "Pagan Poetry" (Vespertine)

Vespertine fue descrito por la misma intérprete como un álbum introspectivo y, aunque consiguió bastantes reconocimientos, creo que en general no pudo conquistar a la mayoría. "Pagan Poetry" fue de hecho la última canción que escribió, y la cantante ha dicho que, para esos momentos, ya estaba "hambrienta por algo físico de nuevo". Quizá por eso es de los temas más atractivos del álbum, al combinar una delicadeza tipo hada, con sus campanitas, y la ferocidad de las vocalizaciones.

8. "Mutual Core" (Biophilia)

Biophilia no es sólo el más reciente álbum de la cantante, es una especie de demostración o culminación de su interés por hacer de la música una experiencia completa, interactiva y, por qué no, educativa. Un disco lleno de originalidad pero que también utiliza algunos de los principios del sonido de la islandesa como la utilización de instrumentos lo mismo tradicionales que extravagantes, dependiendo de las necesidades; una composición muy pensada que no obedece las estructuras tradicionales y una absoluta libertad creativa. El problema es que los paisajes sonoros del álbum no son algo fácil de tragar, no obstante, el disco también tiene temas como "Mutual Core" que desafía la pesadez de los experimentos para concretar, a través de duros ritmos electrónicos, una idea muy, pero muy avant-garde.

9. "Army of Me" (Post)

Una Björk más dinámica y combativa, influenciada por los beats industriales y el rock más duro es lo que podemos ver en esta canción, que muestra además la diversidad de esta producción. Es quizá uno de los temas más oscuros de Bjork pero también de los más llamativos, algo que también vino a reforzar su fantástico video, dirigido por Michel Gondry.

10. "Hit"

Yo sé que estamos hablando de Björk, pero su carrera, como lo dije al principio, se expande mucho más allá de su etapa como solista. Además, hay tantas canciones todavía que podrían faltarme de esos años, que quizá es mejor salir por la libre y poner algo de su pasado musical, igualmente rico en historias. Elegí esta canción porque fue uno de los sencillos de su última placa y presume muy bien esta idea juguetona rock alternativa que trabajaba la banda en su música. Además, ilustra perfectamente el camino de la intérprete hacia sus experimentaciones posteriores y nos enseña a esa mujer cómoda en su pasión que posteriormente presentaría en su primer faceta solista.

Ya lo dije, seguramente me faltaron muchas, pero es un buen pretexto para que ustedes nos digan, en los comentarios, qué creen que nos falto y propongan sus propias listas. Mientras tanto les dejo la lista de reproducción completa en Grooveshark.

TOP 10: BJork by nuran andersen on Grooveshark