Por segunda semana consecutiva, nos olvidamos en nuestro YT de las magníficas voces y de las covers íntimas hechas con guitarras acústicas. El talento musical que encontramos en YouTube va mucho más allá, y ya lo comprobamos con Joe Jeremiah, que nos dejó la boca abierta con su adaptación de Random Access Memories de Daft Punk al sonido 8-bit. Hoy hablamos de Luke Holland, un chaval de 19 años que ya sorprende a medio mundo con sus versiones y habilidad para tocar la batería.

Luke Holland

Hay miles de aficionados que suben sus vídeos a la plataforma de Google para demostrar lo bien que saben hacer el doble pedal o los breaks ultrarrápidos del baterista de turno. Como en todo, hay de los que cuidan hasta el más mínimo detalle, realización de vídeo incluida, pero, aun así, es imposible que le prestemos atención a todos. Por eso, tienen más posibilidades de captar nuestra atención aquellos que, como Luke Holland, nos muestran algo diferente.

El primer vídeo que Luke subió a su canal de YouTube fue hace casi cuatro años y era un drum cover de "Meddler" de August Burns Red, un excelente grupo de metalcore de Pennsylvania. Tanto el sonido como la imagen no tienen nada que ver con el profesionalismo que muestra en la actualidad, pero ya por entonces sorprendió a todos por lo fácil que tocaba una compleja pista de batería. Tenía 16 años:

Con el paso de los meses, Luke siguio subiendo covers de bandas de metalcore y poco a poco le pudimos ir viendo cambiando de batería, de escenario e, incluso, grabando en estudio con el equipo prestado por alguna marca. Sin embargo, el verdadero punto de inflexión fue su cover del remix de "Cinema" de Benny Benassi que hizo Skrillex. ¿Llevar a analógico un sonido meramente electrónico? Pues sí, se puede tocar la batería sobre una canción de Skrillex. Probablemente no fue el primero en hacerlo, pero su cover funcionó de maravilla. Hoy en día tiene casi 3 millones de reproducciones:

Viendo el filón que había encontrado, Luke aprovechó eso de hacer covers de remixes de canciones y, poco después, decidió crear sus propios remixes de batería. Él mismo confiesa que este de Ellie Goulding -no muy lejos de Skrillex por tanto- es el vídeo que más le gusta y la cover con la que está más satisfecho. Suena muy experimental y se trata más bien de una demostración de virtuosismo, pero ya tiene una base de más de 152.000 suscriptores en su canal de YouTube.

En la actualidad, es patrocinador (endorser) de marcas como Seven Drumworks o Meinl y es el baterista del grupo de metalcore The Word Alive, que decidió ficharle gracias a su canal de YouTube. Acumula más de 22 millones de reproducciones en sus 68 vídeos, tiene casi 80.000 seguidores en Facebook y más de 40.000 en Twitter. Sin duda, es un ejemplo de cómo explotar bien el talento musical. Recordemos, no se trata de ser bueno en algo, sino de saber demostrarlo.