De Britney Spears, MTV y la cultura pop

Manuel del blog Dimensión Leunam hace una larga reflexión respecto a como la cultura pop está mutando, con varias referencias al fenómeno Britney Spears. Yo me pongo a pensar, ¿imagínate haber generado algo así como 1,000 millones de dólares antes de los 25 años?

En muchos sentidos Britney Spears es y ha sido el ícono más fabricado, producido, maquilado y vendido de los últimos años. Luego como que trató de tener una vida personal, una familia e hijos y las cosas se le salieron de las manos, con eso de que actualmente ya perdió la custodia de sus hijos. Y todavía en esta etapa zombie de desubicación desenfrenada, MTV usándola para ganar rating en sus premios como el mayor símbolo decadencia de un canal de televisión, porque no nos hagamos, como provocó que llamara la atención esa presentación; los blogs más populares tuvieron varios miles de comments al respecto (hasta aquí tuvimos varios cientos). Fue una estrategia y muy clara para compensar grandes carencias en su ceremonia mediante controversia. Y supongo que también Britney ganó publicidad (buena o mala, publicidad) para ahora que saque su nuevo disco llamado Blackout.

Es grotesca la sobreexplotación, pero ni con todo su ruido en internet pudieron dar unos premios decentes, con contenidos enriquecedores. Y lo que queda ahí es como el cadaver de una cultura pop que se está transformando profundamente, en la que la imposición mediática poco a poco está perdiendo su poder, hay mayor concentración de la audiencia en lo que quiere y no lo que le ponen enfrente. Nadie puede ocultar que la diversidad de YouTube se ha comido a los reality shows unidimensionales de MTV.

Si en algo se ha caracterizado esta década es en que la música ya no llega a la gente sistemáticamente, sino que la gente se encuentra con la música en un caracter más como de descubrimiento. La popularización es mucho más democratizada, nos alimentamos de lo que queremos, no de lo que nos den a la fuerza.

Y no vamos a dejar de descubrir.