En la radio siempre suena lo mismo

Llevo años escuchando turbias historias sobre payola y favores pagados de diversas y viciosas maneras, a cambio de que una canción se convierta en éxito gracias a su incansable radiación en las principales emisoras comerciales.

Quizás el panorama sea muy diferente en Estados Unidos respecto a España, donde lo que suena en las radios musicales más escuchadas llega tarde, mal y filtrado. Si echamos un vistazo a las canciones más radiadas en la historia de Mediaware, la compañía que mide la radiación de canciones en Estados Unidos desde 1987, nos encontramos con esta lista:

  1. Timbaland/OneRepublic: 'Apologize'
  2. Nelly Furtado: 'Promiscuous'
  3. Beyonce: 'Irreplaceable'
  4. Justin Timberlake: 'Sexyback'
  5. Fergie: 'Big Girls Don't Cry'
  6. Avril Lavigne: 'Complicated'
  7. Nelly Furtado: 'Say It Right'
  8. Shakira featuring Wyclef Jean: 'Hips Don't Lie'
  9. Nickelback: 'How You Remind Me'
  10. Justin Timberlake: 'What Goes Around Comes Around'

Los de siempre. Y para colmo, no hay ninguna con más de 5 años de antigüedad. Desde luego la lista es benevolente respecto a la que podría hacerse en España, pero que una canción de Timbaland suene en una semana 10.331 veces nos da una idea de lo desequilibrado que puede estar el asunto.

Si cambiamos a Timbaland por Juanes, David Bisbal o el latin lover de turno, nos da como resultado el panorama de la repetitiva programación musical de la radio española, en la que singles como Umbrella llegan con 4 meses de retraso, o donde se desconoce totalmente a grupos que de no ser por la red, nunca habríamos escuchado.

Si los canales de distribución ya han empezado a cambiar, lo lógico es que los de promoción lo hagan, y de momento, en España la radio y la televisión siguen influyendo mucho a la hora de dar popularidad a un artista. Ahí está MySpace, un nido de grandes descubrimientos musicales, de gente que a pesar de esforzarse, quizás lo tengan muy difícil con el panorama actual.

Pero queda el consuelo del cambio y de la evolución a favor de otra forma de conocer artistas. Porque gracias a internet, hoy más de uno se ha olvidado de la misma basura reciclada de siempre que logra imponerse a base de repeticiones y puede disfrutar del ritmo de Uffie, la melodía de As Tall As Lions o descubrir las cálidas canciones de Emite Poquito o las travesuras de Álex Ferreira.