Wyclef y sus extrañas compañías

Alguien debería matar a Carlos Santana, tras su Supernatural el fenómeno de las colaboraciones entre artistas de estilos muy diferentes, no ha hecho más que ir en aumento del año 2000 hasta el momento. A Wyclef Jean pareció haberle dado por esas mismas.

Tras volver a la actualidad musical junto a Shakira, el otrora de los Fugees acaba de sacar un nuevo disco: la continuación del Carnival que publicó en el año 97 y que fue su disco debut en solitario. El trabajo lleva por título Carnival Vol. 2: Memoirs of an Immigrant, que cuenta las habituales historias de los inmigrantes en la nación de las barras y las estrellas.

Por acercarse a este tema, Wyclef incluso dedica una especie de carta de amor a Selena, sí la misma y única Selena que todos recordamos. Y sí, el disco está lleno de esas colaboraciones que buscan sorprender a la audiencia y facturar muchos discos, se cuenta a Mary J. Blige -otra colaboradora eterna-, Serj Tankian de System of a Down, Sizzla, Louis Farrakhan -curiosísima, por cierto-, Chamillionaire y la más flagrante de todas: Paul Simon.

¿Qué hace Simon en este disco? Pues facturar esta mala canción llamada Fast Car, que encierra una letra comprometida y reivindicativa, que nos deja tan indiferentes como el patético videoclip que se ha hecho para la misma. En serio, le preferimos con Garfunkel ¿Te va a gustar este disco? Si eres fan de Wyclef o te va el rollo Black Eyed Peas, seguro que alguna canción te gustará, sino corre como el diablo.

Enlace: Wyclef Jean Fast Car