Maroon 5 «enamoró» a miles de adolescentes en el Luna Park


Y con sus típica voz que tranquilamente podría formar parte de una boy band, Adam Levine, frontman de Maroon 5, empezó la presentación ayer en el Luna Park ante aproximadamente unas 8 mil personas.

Si bien fui con absolutamente cero expectativas porque el grupo es una banda que no me dice absolutamente nada (me regalaron las entradas, claro está) volví, al menos, pensando que estuvo bien haber pasado la noche en un recital relativamente interesante antes que en casa haciendo "nada".

El grupo tocó aproximadamente unas 12 canciones (cuando salga el tracklist oficial lo agregaré) incluyendo absolutamente todos sus hits como "She Will Be Loved" o "Won't Go Home Without You" y, después de despedirse con un español bastante fluido de Levine volvieron al escenario gracias a los aplausos (y gritos histéricos de chicas de un promedio de 17 años) a tocar dos temas que terminaron con el show.

La presentación me pareció bastante interesante gracias al guitarrista y el baterista. El primero, James Valentine, es, en mi opinión, el más "músico" del grupo y la persona que hace que Maroon 5 no sea un grupo como los Backstreet Boys (y con un pelo al mejor estilo The Kings Of Leon que no puedo dejar de destacar). Tocó unos punteos que hicieron que se ganara mi respeto.

Por otra parte, Matt Flyn, el baterista, le pone también algo de rock con sus movimientos espásticos que, en un momento, me hizo comentarle a la persona que me acompañó que debería pensar que era el baterista de Slipknot :-)

Adam Levine estuvo bien porque fue a mostrar exactamente lo que su público (recuerden, las niñas de 17 años) fue a buscar: bailes, algunos grititos y algunos besos a la multitud. Nada mal si en realidad fuera solista, porque la presentación parecía girar entorno a él (nunca me gustaron las bandas que son exitosas porque un frontman "enamora" a su audiencia con su apariencia y no por sus aptitudes).

Como dije anteriormente, me fui con una idea muchísimo más interesante cuando salí del show de lo que pensé que me iba a ir. Sin duda hicieron más de lo que pensé que iban a hacer y, si bien no es mi música preferida (me pregunté todo el tiempo dónde estaba la guitarra con distorsión), estuvo bastante bien.