Dear Science – TV on the Radio

TV on the Radio se convirtió el año pasado en el caballo negro del sonido Nueva York. Sin la popularidad de bandas como Interpol, The Strokes o Yeah Yeah Yeahs, este grupo había venido haciendo una carrera callada y persistente que por fin rindió frutos con su más reciente producción.

Dear Science ha representado no sólo un significativo aumento en el número de fans, sino el perfeccionamiento de un sonido mezcla de diversos géneros que es y ha sido la marca registrada de la banda.

Sin embargo hay una nueva vivacidad en el mismo, vivacidad que se contrapone al espíritu de las letras, cuya inspiración viene de la perdida, la obscuridad, el amor, el sexo y sobre todo, la profunda certeza de que al mundo se lo está llevando la chingada (algo que seguramente todos compartimos).

El disco abre con la fantástica "Halfway Home", canción de ritmo misterioso e hipnótico, coros pegajosos e influencias industriales que en su letra reflexiona sobre la pérdida: siempre triste y siempre confusa. A esta le sigue "Crying", en la que la desesperanza toma control mientras Tunde canta: "ira, disturbios y la carrera está en llamas, y la música para los tanques sin las luces rojas a la vista".


Adebimpe abandona las influencias vocales de Bowie y el falseto para el siguiente tema "Dancing Choose", donde la trompeta acompaña el incesante rapeo del vocalista a través de una letra llena de significados obscuros y poco fáciles de comprender. Y ésta sin duda es una de las grandes virtudes del grupo, no hay caminos fáciles ni letras directas, las palabras requieren concentración y los sonidos parecen retarnos a cada momento.

La influencia de David Bowie es más que notable en "Stork and Owl". Aquí el grupo deja de lado la desesperanza para abrazar el amor mágico, perfecto y salvador. El ritmo cambia nuevamente en el siguiente track, "Golden Age", en el que el baile aparece como dios redentor para una humanidad llena de problemas y miedos, logrando en esta combinación otro tema sobresaliente.

La agrupación salta al otro lado del espectro musical con "Family Tree", incorporando instrumentos de cuerda para enmarcar la voz de Tunde con increíble belleza. Así ya vamos rápidamente y sin sentirlo a la mitad del disco, con el tema de conversación regresando nuevamente a la porquería del mundo en "Red Dress", canción en la que se habla del miedo, pero no del paralizante, sino del que te impulsa a vivir hasta las últimas consecuencias, retando a los pendejos del mundo que se ponen a jugar a Dios en vez de arreglar los verdaderos problemas.

La calidad sigue creciendo con la llegada de "Love Dog", otra magnifica canción en donde el sonido de TV on the Radio alcanza su máximo esplendor y abre puerta para una muy bjorkesca "Shout me Out" y una energética "DLZ".

La sombra obscura que ronda todo el disco desaparece al final con "Lover's Day", canción de deseo sexual y lujuria, instrumentos de viento y muchisísima actitud, que pone un extraordinario punto final para el que muchos (yo incluida) consideraron uno de los mejores discos del 2008.

Dear Science es un gran paso adelante en la carrera de TV on the Radio. La evolución ha venido a enriquecer su sonido, transformándolo en 11 temas llenos de magia, sin un sólo momento de aburrimiento ni mediocridad. Y el grupo no solo ha avanzado millas en su arte, su popularidad también ha crecido a pasos agigantados, dejando atrás a todas esas bandas del movimiento neoyorquino que hasta ahora les habían robado su momento de gloria.

Sólo queda esperar que, tal como la desesperanza y la sordidez del mundo han inspirado este disco, el grupo no se conforme con la gloria actual y llegado el momento de grabar su siguiente álbum, dejen la comodidad del suelo firme para saltar al vacío una vez más.

Puntuación: 9.5/10