Reseña: «Diamond Eyes» – Deftones

La lechuza albina que ilustra la portada de Diamond Eyes dice mucho del contenido de éste. Es un disco focalizado en la noche, que parece haber sido creado a partir ella. Por eso, da la sensación de que los integrantes de Deftones han querido ofrecernos a vista de pájaro cómo sienten la noche. Las atmósferas densas, guitarras rudas, estribillos suaves y melódicos son los principales ingredientes de un disco pesado y difícil de digerir a la primera escucha.

Si les apetece, adéntrense conmigo en los 41 minutos que componen las 11 canciones de este álbum.

La noche constituye un mundo paralelo, diferente y misterioso. Aunque paseemos por la misma calle o el mismo parque, el escenario siempre resultará distinto si no hay luz solar. Incluso la actitud de mucha gente cambia (¿quién no se habrá cruzado con alguien que parece otro por la noche?). Y es que todo se ve bajo otra perspectiva.

El propio Diamond Eyes surgió gracias a que Chino Moreno y compañía se dieron cuenta de que Eros, el que iba a ser el próximo trabajo de la banda, no satisfacía sus expectativas. Decidieron comenzar de cero, viendo las cosas de otra manera, y precisamente éste es uno de los principales mensajes que subyacen en Diamond Eyes.

El primer bombazo con el que Deftones nos impacta es el que da título al disco. Desde el primer momento ya nos animan a unirnos a ellos a ver el mundo desde otro punto de vista ("I will take you away with me") confiando en que el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Contundente y directa, es una de las canciones más equilibradas entre lo más y menos comercial del compacto.

"Royal" es una canción en la que podemos observar el patrón que sigue Deftones cuando mezcla estrofas agresivas y provocativas con estribillos calmados, que sirven para tomar un respiro. Este tema concretamente tiene un aire psicodélico y machacón, no apto para neófitos.

Con "CMND/CTRL" la banda arroja la rabia que lleva dentro. Es el corte más breve de todos y, aunque se puede interpretar de otras maneras, critica a los militares de Estados Unidos. La voz rasgada de Chino Moreno empasta con unas guitarras que juegan con los silencios durante toda la canción.

Este sexto disco de los californianos está cargado de sensualidad y de connotaciones sexuales. El primer y no único ejemplo que encontramos es "You’ve seen the Butcher", que no se refiere literalmente al carnicero. El ritmo lento y repetitivo ayuda a comprender el mensaje de la canción. No hace falta aclarar más, ¿no?

Un inicio tranquilo y nostálgico da paso a "Beauty School", un corte que parece rememorar las primeras incursiones en el mundo sexual de unos integrantes que rozan los 40 años. El principal problema de esta canción es una omnipresente melodía pegajosa que, si no es de tu agrado, hará que te cueste llegar al final.

"Prince" parece la típica canción de película de acción. Un riff inicial de bajo que se repite a lo largo del tema es el principal "culpable". Es un punto intermedio entre lo que encontramos en "Royal" y "CMND/CTRL".
"Rocket Skates" me ha recordado a su éxito "Elite" perteneciente a su White Pony. Tiene potencia y un estribillo que seguro el público cantará a pleno pulmón en los conciertos.

Al igual que la anterior, "Sextape" vuelve al tema sexual (en este caso queda explícito con el título del track). Es lo que podríamos considerar la balada del disco y habla del deseo de volver a sentir “el sonido de las olas del mar”, obviamente en sentido figurativo. Es mi favorita del disco.

"Risk es una canción más rítmica en las estrofas y que, como siempre, toma aire en un estribillo relajado y pegadizo. El siguiente corte, "976-EVIL" es el que me resulta menos atractivo. Es muy experimental y psicodélico. No ha conseguido convencerme.

Para cerrar este viaje por el mundo nocturno encontramos "This place is Death" que más que a lo sexual, se refiere al amor, al sentimiento de reciprocidad con otra persona. Crea una atmósfera muy densa que sirve para una despedida sin bajar el listón con unas guitarras menos rudas y más armónicas, una batería que sustenta el ritmo en los timbales y una voz bastante melódica.

8/10

En líneas generales es un buen disco con una excelente producción y un gran sonido que aporta algo diferente al panorama metalero actual. Sin embargo, al igual que la propia noche, no es una obra apta para todos los públicos porque sus ritmos y patrones dificultan su escucha. A pesar de ello, os recomiendo que no os perdáis canciones como "Diamond Eyes" o "Sextape" porque realmente merecen la pena.

Fecha de lanzamiento: 4/05/2010
Discográfica: Warner Bros Records/Reprise Records
Compra el disco: Warner Bros Records Store
Descarga el disco: En la web