Villagers: Un nuevo sonido que nos llega a las entrañas

Hay veces que nos topamos con bandas que nos cambian la percepción y hacen darnos cuenta que con muy poco se puede hacer muchísimo. La realidad es que no me ha pasado en muchas oportunidades pero hace poco tuve el gusto de, sin querer, llegar a un video en vivo de Villagers en el show de Jools Holland. En ese momento me di cuenta que más allá de la cantidad de sintetizadores que pueda tener una banda, una sola persona con una guitarra puede llegarte hasta lo más profundo, acariciarte e irse en cuestión de minutos.

Eso me pasó con Villagers, nombre que eligió Conor J. O'Brien que recién comienza su carrera y que hasta ahora solamente tiene un EP publicado, llamado Hollow Kind compuesto por cuatro canciones que no tienen desperdicio con un sonido sorprendentemente simple y unas letras que nos recuerdan que los músicos, además, son poetas.

Si bien Villagers tiene sus integrantes fijos, el alma está con una persona (O'Brien) quien utilizó la red para hacerse conocido y que, con el tiempo, logró que el mismo sello de los Arctic Monkeys lo contratara (Domino Records). Hoy, después de su primer EP, tiene programado su LP, que se llamará Becoming A Jackal para el 25 de mayo. O'Brien es un post-adolescente que escribió su primera canción a los 12 años (una semana después que su hermano mayor le regalara su primer guitarra) y que creció en los suburbios de Dublin, en una ciudad llamada Dun Laogharie.

Beckoming A Jackal además de ser su primera producción también es la canción que lo llevó donde hoy en día está parado, haciendo giras por Europa y haciéndose, poco a poco, más conocido y dejando huella a cada lugar que va.

Detrás de ese sonido tan particular y minimalista hay muchísima influencia y algunos podrán, a medida que vayamos escuchándolo cada vez más, escuchar a artistas como Rufus Wainwright, Paddy McAloon o incluso a otros grandes como Dylan entre muchos otros.

Si les gusta el indie y la música que está más cerca de ser acústica que otra cosa, les recomiendo muchísimo Villagers porque su sonido, letras y dramatismo a la hora de rasguear las cuerdas es único.