Crónica: Rock In Rio Madrid 2010 (parte 1)

En España, una campaña de promoción masiva y un seguimiento importante de los medios de comunicación han hecho prácticamente imposible no estar al tanto del evento que late desde el 4 de junio en el sureste de Madrid: Rock In Rio.

Desde Cuchara Sónica no hemos querido perdernos una cita de estas características y por eso un servidor estuvo en la Ciudad del Rock, a varios kilómetros de Arganda del Rey.

En la primera jornada vimos a Mägo de Oz, Macaco, Pereza y Bon Jovi. Si quieres ver fotos, videos o saber el nombre de la canción que tocó Bon Jovi tras "It's My Life" y que no conocías, estás en el lugar adecuado.

Un elemento común en todo buen festival que se precie es el viaje en autobús. La organización de Rock In Rio ha habilitado para todos sus días autobuses gratuitos desde el Estadio Santiago Bernabeu hasta la misma entrada del recinto, y viceversa para volver.

Las ganas de pasarlo bien ya se notaban en el autobús en el que yo fui, sobre todo cuando la conductora tuvo algunos problemas para superar un tramo de carretera con pendiente. A gritos de "¡vamos, vamos, que tú puedes!" llegamos, con pequeña retención de tráfico incluida, en unos 40 minutos. Son las 20.40 y, tras superar la cola de acceso al recinto, llego al famoso cartel que tomamos como referencia en la guía para no perderse que confeccionamos hace un tiempo. Era casi obligado tomar la foto que encabeza este artículo.

Unos minutos después y con algo de retraso, a eso de las 20.45, comenzó a sonar la introducción del nuevo disco de Mägo de Oz, Gaia III: Atlantia. Tras el tradicional saludo del líder de la banda, Txus, desde la batería, "Molinos de Viento" fue la encargada de abrir el directo de los madrileños. Algunos problemas de sonido, especialmente con los micros coristas, se extendieron a las dos siguientes canciones: "Vodka and Roll" y "Que el Viento Sople a Tu Favor", ambas del ya citado Gaia III.

A partir de ese momento, la última banda en sumarse al Rock In Rio decidió tirar de sus clásicos y hits: "Hasta que el cuerpo aguante", "La costa del silencio" –que habla de algo “tristemente actual”, como dijo el vocalista José, haciendo mención "especial" a la petrolera BP) y "La posada de los muertos".

Con la gente mucho más animada llegó el artista invitado y ex guitarrista de la banda: Jorge Salán. Mostró su buen hacer a las seis cuerdas en las dos últimas canciones; "El Que Quiera Entender Que Entienda" que fue dedicada con socarronería a Jorge. “Tú sabes por qué” le dijo José. Y la última no pudo ser otra que "Fiesta Pagana", que puso el broche final a una actuación muy correcta y que sirvió muy bien para animar el ambiente. Eso sí, un poco más deslustrada de lo habitual por el sol y por la falta de la escenografía que el grupo suele montar en los directos.

Las actuaciones de Macaco y Pereza pusieron el fondo apropiado para dar una vuelta por los más de 200.000 metros cuadrados del recinto, cenar y hablar con algunos de los 47.000 visitantes que ya estaban dentro de la Ciudad del Rock. Al fin y al cabo son los que realmente sienten y opinan, mucho más que algunos periodistas que se limitan a recibir el listado de canciones del concierto y hacer una crónica desde la sala de prensa.

Y muy puntuales, a eso de las 00:30 subieron al escenario Tico Torres, David Bryan, Richie Sambora y Jon Bon Jovi. Era lo que todo el mundo estaba esperando. Si ya en "Blood On Blood" y "We Weren’t Born To Follow" la gente coreó, imaginad en el clásico "You Give Love A Bad Name". A pesar de sus 48 años, Jon Bon Jovi sigue contando con esa presencia tan embaucadora, ese imán de miradas. Y eso él lo sabe. Por eso, sus gestos, sus sonrisas y sus movimientos son recibidos tan bien, porque sabe administrarlos como rockstar que es.

El concierto siguió entremezclando canciones más antiguas con más modernas. Todos los miembros de la banda actuaron sin errores: Sambora clavando los solos, David dando ese toque melódico inconfundible en los de New Jersey, Tico Torres constante, elegante y preciso en los ritmos y Jon llegando a todos los tonos. Aunque no se atrevió con las notas más rebeldes del final de "Runaway". Los tiempos cambian, y poco queda ya de aquellos melenudos ochenteros.

Las grandes triunfadoras de la noche fueron los grandes hits: "Born To Be My Baby", "Bad Medicine", "It’s My Life", "Keep The Faith", "Wanted Dead Or Alive" y la última tras dos horas de concierto: "Livin' On A Prayer".

¿Anécdotas? Justo antes de "Bad Medicine", Jon animó al público haciendo un guiño a Shakira, tarareando aquello de "Shakira, Shakira" mientras bailaba, por supuesto mucho menos sexy que la artista colombiana –al menos para mí, claro-. Otro momento destacado fue antes de "It’s My Life". El público comenzó a cantar el típico himno futbolero de “oe oe oe oe”, algo que se repitió varias veces más. Made In Spain.

¿Lo mejor del concierto? Yo me quedo con el binomio "Bad Medicine + Roadhouse Blues" –en homenaje a The Doors- que hizo bailar a todo el mundo a golpe de rock. También destacó el momento mágico/espiritual de la noche, cuando interpretaron la versión de "Hallelujah" de Leonard Cohen. Y por supuesto, la que se hizo de rogar, "Living On A Prayer". Y si no me creen, vean:

Setlist de Bon Jovi:

  1. "Blood On Blood"
  2. "We Weren’t Born To Follow"
  3. "You Give Love A Bad Name"
  4. "Born To Be My Baby"
  5. "Lost Highway"
  6. "In These Arms"
  7. "Have A Nice Day"
  8. "When We Were Beautiful"
  9. "Superman Tonight"
  10. "Captain Crash & The Beauty Queen From Mars"
  11. "Bad Medicine + Roadhouse Blues" (versión The Doors)
  12. "It’s My Life"
  13. "Someday I’ll Be Saturday Night"
  14. "Hallelujah" (versión Leonard Cohen)
  15. "I'll Sleep When I’m Dead"
  16. "Runaway"
  17. "Work For The Working Man"
  18. "Who Says You Can’t Go Home"
  19. "Keep The Faith"
    (bis)
  20. Wanted Dead Or Alive"
  21. Livin’ On A Prayer"