Reseña: Stone Temple Pilots – Stone Temple Pilots

Aunque a día de hoy la recién creada Agenda Ciudadana de Ciencia e Innovación europea no lo contemple como uno de los retos a superar de aquí a 2030, viajar en el tiempo es una idea muchas veces planteada y deseada. Algunos ya vaticinan que si se ha conseguido teletransportar información entre fotones a una distancia de 16 kilómetros, quizá se pueda viajar a cualquier época para conocer a Leonardo Da Vinci o, en definitiva, comprobar si todos esos datos históricos aprendidos disparatadamente de memoria son ciertos o no.

Pero sin ser demasiado futuristas, hay veces que uno siente la sensación de viajar atrás en el tiempo, de reproducir lo que la Historia nos dice con nosotros de observadores directos. Quizá un viaje a las Pirámides de Egipto o a los campos de concentración nazis ilustre lo que quiero decir. En cualquier caso, Stone Temple Pilots nos lleva con su nuevo disco homónimo a veces a los años 60-70 y otras a los 80. Eso sí, con un sonido actual y envuelto en un compacto fácil y agradable de escuchar.

Doce canciones que llenan algo más de 40 minutos. ¿Desentrañan conmigo este Stone Temple Pilots?

¿Preparados para dar palmas? "Between The Lines" es el adelanto que han escogido Scott Weiland y compañía para presentar este nuevo álbum. La canción suena a rock and roll al más puro estilo años 60-70. Guitarras que suenan vintage, estrofas pegadizas, estribillo muy "Beatle" y un solo de guitarra muy apropiado ponen en marcha la máquina del tiempo.

"Take A Load Off" suena mucho más actual, con crítica a la gripe aviar incluida. Es rítmica, ácida y directa. De lo más cañero del disco.

"Huckleberry Crumble" nos da bienvenida a los 70 de nuevo. Tiene un riff de guitarra de esos que se introducen de lleno en el cerebro. Es una canción muy fluida, cuyo máximo exponente es su estribillo, que te arrastra inevitablemente a cantarlo (“I'm feelin' like I'm pullin' away, hey”). El bajo es el instrumento protagonista.

En alguna parte se tenían que notar las raíces norteamericanas de los miembros del grupo. Un inicio muy country/western tiene "Hickory Dichotomy", un tema divertido e irónico que parece esconder una crítica a los medios de comunicación que venden historias sin saber si son reales o no.

La siguiente canción, "Dare If You Dare", me recuerda mucho al bueno de Lenny Kravitz. Baja un poco el ritmo del disco, pero no se hace cansada salvo el final que es mejor que escuchéis. Me parece destacable el estribillo, con una armonía bastante interesante.

Volvamos a los 60. "Cinnamon" (“canela”) tiene un estilo diferente al resto del disco. Es muy happy y comercial. "Hazy Daze" recupera el espíritu guitarrero de Stone Temple Pilots. Es bastante atractivo el trabajo de Robert DeLeo con el bajo en este tema. El siguiente corte, "Barman", va muy en la onda desenfadada de "Cinnamon".

"Peacoat" es una canción muy stoner, muy pesada. El solo de guitarra me ha recordado a "Surfing With The Alien" de Joe Satriani. Y ya que hablamos de un gran guitarrista aprovecho para alabar a Dean DeLeo, que destaca bastante con su instrumento en este nuevo disco.

Con un ritmo de los del rock and roll de toda la vida comienza "Fast As I Can" y sigue en esa dirección salvo en el estribillo, un poco más psicodélico. Por cierto, me imagino perfectamente a Lemmy de Motörhead cantando el precoro: “Gotta gotta gotta now find a way…”

"First Kiss On Mars" vuelve a hacernos viajar tiempo atrás con una esencia añeja, con coros muy setenteros pero que no desentonan para nada. Scott Weiland explora con éxito un registro un poco más grave en esta canción. La melodía es pegadiza y nos arrastra al final del tema sin darnos cuenta.

Y para cerrar este Stone Temple Pilots está "Maver", la canción más tranquila del disco. Rezuma gusto por los cuatro costados. Incluye unos arreglos de piano que le quedan bastante bien. A pesar de que sea la más larga en cuanto a duración, creo que al track no le sobra ninguna parte. Es una composición cuidada y por eso creo que es adecuada para poner el punto y final al álbum, aunque claro, eso ya va en gustos; unos preferirán algo así y otros algo más cañero.

9.5/10

En resumen, esta nueva obra sirve para demostrar que se puede hacer rock and roll sin sobresaturar las guitarras eléctricas, dándole la importancia que se merece a cada instrumento. Buenos temas, fáciles y agradables de escuchar convierten a este disco homónimo en una pieza indispensable para todo amante de la música en general y del género popularizado por Elvis en particular.

Por cierto, en la edición Deluxe del disco se puede escuchar una canción que no os podéis perder. Se llama "Samba Nova" y no, no andáis desencaminados de qué os podéis encontrar si os fiáis del título.

En definitiva y canciones experimentales aparte, después de nueve años podemos decirlo bien alto: Stone Temple Pilots han vuelto. Esperemos que para quedarse.

Fecha de lanzamiento: 25/05/2010


Discográfica: Atlantic


Compra el disco: Desde la web oficial de STP


Descarga el disco: En la red


Tres canciones destacadas: "Hucleberry Crumble", "Hickory Dichotomy" y "Fast As I Can"