La modelo que está enjuiciando a Vampire Weekend vio su fotografía cuando su hija compró el álbum

El culebrón que involucra al grupo Vampire Weekend y Ann Kirsten Kennis, la modelo que ilustra la portada de Contra, porque, como les estuve comentando, la mujer los está demandando por haber utilizado la fotografía sin su permiso. Ahora les está pidiendo nada menos que US$2 millones (vamos, que tiene razón pero se abusa otro poco también).

La modelo, quien parece estar hablando los medios como si de Angelina Jolie se tratase, reveló que todavía no tiene idea cómo llegó la banda a la fotografía y que se enteró que era ella cuando su hija compró el disco y lo llevó a su casa.

Kirsten Kennis no solamente está enjuiciando a la banda sino también al fotógrafo Tod Brody quien le licenció la fotografía (Estoy lejos de entender las leyes, pero qué culpa tiene el grupo si el fotógrafo le licenció la captura). Esto es lo que dijo Alan Neigher, el abogado de Kennis a la gente de Ew:

Fue tomada por su familia. Fue a través de una Polaroid y no fue una fotografía que formó parte de una campaña de modelaje. Su madre tomaba muchísimas fotografías con la cámara y las regaló todas a la caridad y ahora no tiene la menor idea de cómo llegó la captura a las manos del fotógrafo.

Lo curioso es que la mujer se enteró cuando la hija llegó a su casa y le dijo: "Hola mamá, mira tu fotografía". Sea como sea, el Brody dijo que ella no tomó la captura. Dice que él la tomó en el año 1983 y que estuvo en su posesión durante nada menos que 26 años hasta que fue entregada a la gente de Vampire Weekend.

Mientras tanto ya les dije cómo Ezra, el frontman del grupo, reveló cuán frustrante es esta situación.