La familia Marley pierde juicio por derechos de autor

Los herederos de Bob Marley acaban de perder una batalla legal con el Universal Music Group, que buscaba definir quien es el legitimo propietario de cinco de los álbumes del cantante jamaicano.

La esposa de Marley, Rita, y sus nueve hijos, habían acusado al UMG de retener intencionalmente regalías de su compañía, Fifty-Six Hope Road Music, y de explotar el catalogo del artista, por lo que la demanda ascendía a varios millones de dolares. Uno de los problemas era con la concesión de licencias, entre ellas la que permitía el empleo de los temas de Marley como tonos de llamada por parte de distintas empresas de telefonía celular. Además, se acusaba a la discográfica de ignorar un acuerdo de 1995, que supuestamente le otorgaba a la familia los derechos según documentos judiciales.

Sin embargo, un tribunal de Nueva York ha declarado que los derechos de Catch A Fire, Burnin, Natty Dread, Rastaman Vibrations y Exodus, que habían sido grabados con su banda The Wailers entre 1973 y 1977, son legitima propiedad del UMG. El juez de la causa afirmó que, al ser obras realizadas por contrato, la legislación de Estados Unidos le otorga la propiedad de esas piezas a quien encargó el trabajo.

Es un duro revés para la prole Marley, que pretendía con esta medida evitar (aunque sea un poco) la explotación de la imagen del gran Bob, convertido después de su muerte en un icono para los jóvenes del mundo y al mismo tiempo en un producto de consumo en la industria cultural.