La autobiografía de Keith Richards ya está dando de sí

Como ya adelantó mi compañero Axel, Keith Richards publicará a finales de este mes su autobiografía. Pocas personas en el mundo pueden haber vivido todo lo que el guitarrista de los Stones y por eso las anécdotas que relata en Life deben ser cuanto menos curiosas.

Aunque se publicará entre el 25 y el 26 de octubre, ya están apareciendo adelantos para crear expectación. Además, el propio protagonista también está desvelando en entrevistas pequeños retazos. El otro día ya comentamos algunos consejos sobre drogas que le dio a Pete Doherty y Amy Winehouse. En esta ocasión hemos sabido lo que piensa Richards de su compañero Mick Jagger, o "Brenda" que es como le suele llamar:

Siempre he querido a Mick, pero no he entrado a su camerino en más de 20 años. A veces pienso «Echo de menos a mi amigo» y me pregunto «¿Dónde ha ido?». Creo que fue a comienzos de los 80 cuando Mick empezó a ser insoportable.

Pero esto no es todo lo que hemos podido conocer de Life. Music-News relata una anécdota en la que, gracias a las drogas, Richards y el entonces saxofonista de la banda, Bobby Keys, estuvieron a punto de quemar la Mansión de Playboy. Lo más "gracioso" de la situación fue cuando el personal de la mansión fue a sofocar el fuego y, en consecuencia, a rescatar a ambos musicos:

Escuchamos un tremendo golpe en la puerta, camareros y personal con trajes negros traían cubos de agua. Abrieron la puerta y nosotros les miramos fijamente. Entonces dije: «Lo podríamos haber hecho nosotros mismo. ¿Como se atreven a entrometerse en asuntos privados?»

Menuda vida ha debido de tener este hombre...